La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



miércoles, 27 de abril de 2011

LISBOA : encanto decadente



Por cierta casualidad, al encontrar una  buena oferta en Letsbonus, esta Semana Santa nos hemos desplazado toda la familia a este destino que, por otra parte, me apetecía desde hace tiempo. Y antes de empezar a relatar la experiencia me gustaría calificar lo vivido : Sobresaliente (tanto la comida y la bebida, como el vuelo con TapPortugal, la gente, los transportes de Carris, el Hotel Lutecia y, sobre todo, la ciudad).

Nada más llegar el jueves 21, y tras dejar las maletas en consigna, tomamos el metro (casi en la puerta) y comenzamos nuestra andadura : bajada en el Rossio, para desplazarnos a lo largo de la Baixa hasta la Plaza del Comercio, y de ahí nuestro primer tranvía hacia Cais de Sodre. Decidimos, dentro de nuestra aventura sin rumbo fijo, que podíamos tomar un barco para cruzar a Casilhas. Allí empezó nuestro particular periplo por la gastronomía portuguesa (y sin probar el bacalao), en una taberna marinera : Bitoque (filetazo de vaca) para las niñas y arroz de marisco para nosotros; con postres, poco más de 40 € todo.
Antes de volver hacia Lisboa, nos dimos una rápida vuelta y entramos a visitar la fragata de Don Fernando.
Tocaba tarde por el Barrio Alto, empezando en el mirador de Sao Pedro de Alcantara, junto al Elevador da Gloria. Paseo por sus calles, con parada en terracita de la plaza de las flores, llegando hasta eléctrico que nos llevó hacia el mirador de Santa Catarina y el elevador de Bica (por el que descendimos). Vuelta a la Plaza del Comercio, y visita a Pessoa en el café A Brasileira.

Rematamos este duro día cenando en el restaurante In Fusion, del hotel, con su doble carta hindú-portuguesa; y un vino con tranquilidad : Duas Quintas 2008 (D.O.C. Douro), un interesante coupage de Tinta Roriz, Touriga Nacional y Touriga franca.

El viernes 22 pensamos que podía ser buena opción ir hacia Belém. En la Torre, y ante cierta desorganización en las colas, subimos sus 121 escalones; pero las vistas realmente espectaculares fueron desde la cúspide del Pradao do Descobrimentos.


Tras el Monasterio de los Jerónimos y la Fábrica de Pasteis de Bélem, volvimos a la Baixa donde había un curioso mercadillo artesanal junto a la plaza del Comercio.
Tienda delicatessen (Silva&Feijo), taberna medieval en Rua Sao Juliao y paseo por la plaza Figueira, y de vuelta al hotel para cenar (buen solomillo a la mostaza); excepcional el EA (Adega Cartuxa), un tinto 2008 del Alentejo (Aragonez-Trincadeira-Castelao-Alicante Bouschet).

El sábado 23 cogimos un coche y fuimos a Sintra, pero esto os lo contaré en mi siguiente entrada.


Y dejamos Alfama y la zona del Castelo para el Domingo 24, antes de volvernos. Divertida subida en tranvía, hasta el miradouro de Santa Luzia, y de ahí al Castelo de Sao Jorge, y sus extraordinarias vistas.
 Tocaba buscar un sitio típico para comer, y ahí estaba el Restô de Châpito : fabuloso sitio, ambiente agradable y comida de calidad (excepcional la tarta de limón).


Paseamos por esas calles con olor a antigüo, para llegar hasta la catedral.

Pero faltaba subir en el Elevador de Santa Justa (y otras buenas vistas), tras el cual rematamos tomando una limonada en la plaza de Luis de Camoes, y así rematar este maravilloso viaje.


                                                                                

3 comentarios:

Valdomicer dijo...

Ya veo que has disfrutado. Pues no has conocido ni la centésima parte.
¿No consguiste una cena con fados en "La Alfama"?.

FERNANDO SYRAH dijo...

Tengo claro que me faltó bastante (aunque vi más de lo referido en el blog, pero había que acotar)........por eso, tengo en mente volver.

En lo de la cena, el problema es que al ir con las niñas, a partir de cierta había agotamiento general.......

En cualñquier cosa, todo muy bien.

Saludos.

Camila dijo...

Como soy de viajar mucho me gusta tener la posibilidad de llegar a nuevas ciudades y por eso trato de viajar constantemente. Este año tuve la posibilidad de conseguir Vuelos a Sydney y la verdad fue un viaje increíble