La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



jueves, 31 de marzo de 2011

Una ensalada con estilo

Como bienvenida, voy a dedicar esta entrada a mis nuevos amigos de celiaquitos. Hoy me he puesto manos a la obra con una ensalada, que perfectamente se puede elaborar sin gluten.

Me he puesto a picar albahaca fresca, la cual he espolvoreado sobre una base de salmorejo (aquí es donde hay que tener cuidado, y hacerlo casero, o sin pan o con pan que no tenga gluten).
He decidido trabajar con dos tipos de tomate : un tomate en rama de sabor intenso y kumato; en rodajas, he colocado alrededor del plato.

Y puestos a innovar, me he lanzado a la experiencia de una sal hawaï alaea roja (sal natural del océano Pacífico y arcilla volcánica), levemente espolvoreada, y un toque de vinagre de pera, de Ziegler, muy adecuado para ensaladas frescas.

Me parecía adecuado darle un toque de queso fresco (en este caso, de Burgos), y unos sencillos adornos con unos rabanitos.


Si acabamos de rematar con unas anchoas, y le damos color y brillo con un buen aceite de oliva virgen extra, creo que las probabilidades de éxito son elevadas.






Hoy no tenía claro el vino que acompañara bien, así que he optado por un vino que me pudiera agradar por sí mismo : Pago del Vicario MONAGOS 2006 (Syrah - Garnacha Tinta); sabroso y equilibrado.

martes, 29 de marzo de 2011

Un poco de todo en algo más de 24 horas : CABAÑEROS

Todo empezó este pasado sábado, cuando nos encontramos, tal como estaba dispuesto, en el Hotel Parque Cabañeros, con Javi, Paco y Roberto, y sus respectivas familias. Situación a puertas del Parque Natural, que para nuestra desgracia no pudimos aprovechar demasiado.
Tras un rato de juego de los niños y un ligero aperitivo de bienvenida en el hotel, nos dirigimos a nuestro primer punto gastronómico :


La Vieja Fábrica; se trata del restaurante de una coqueta casa rural en Alcoba (La Posada del Corralón). Agradable ambiente, en el que tras un rato en el jardín (aprovechando el buen día que nos encontramos esa mañana), arrancamos en la barra con un muy rico plato de queso curado manchego, regado con una botella de Dehesa del Carrizal Syrah, que no defraudó.
Ya en la mesa, croquetas y presa para los niños; nosotros, al centro, y tras unos ricos pan tumaca con anchoa y boquerón de aperitivo, rica morcilla granadina con huevos en revuelto, un par de ensaladas (la de bacalao y muy interesante la de queso de cabra y miel), paté y unos lomitos, ambos de ciervo.







Nos lanzamos después a por unas raciones de cochinillo (de los segundos, el que más gustó), cordero y algo de villagodio, a compartir entre los ocho, muy bien acompañadas de una ensalada (muy rico el tomate) y unas exquisitas patatas panaderas.

De vino, cambiamos al Cabernet Sauvignon de Dehesa del Carrizal, pero por mi parte creo que habría preferido continuar con el syrah. La carta de caldos, sólo con vinos de la tierra, era buena muestra de que no es imprescindible conformarla con Riojas y Riberas.
Postres variados, con café y copita (o copazo) por cuenta de la casa. Buena línea de precio con trato cercano.






Aunque ya se nos había hecho más tarde de lo previsto (y así nos lució el pelo), nos fuimos a hacer una breve (y tanto) visita al Parque, acabando en una zona de ocio, cerca de la presa.


Lo importante era que los niños estuvieran entretenidos, y a fe que así ocurrió (que se lo pregunten a los pequeños, y algún que otro mayor).


Tras volver al hotel, y ante cierto cansancio generalizado, adelantamos la hora de la cena. No forzamos mucho la máquina, pidiendo un plato cada uno, con especial mención a la perdiz, el confit de pato y la carrillera de ternera, y nos quedamos con la duda de cómo estaría la lubina, que por un despiste en la comanda no llegó a la mesa (y así Roberto hizo mejor su régimen y sirvió para algunas bromas después, en la tertulia/sobremesa antes de retirarse a descansar).

El Domingo nos despertamos con el cambio de hora, Alonso 4º en la F1 y un día muy lluvioso, que impidió montar una ruta por el Parque ("ese gran desconocido", para nosotros); así, tras un copioso desayuno, pusimos en marcha el Plan "B" : vuelta tranquila y parar a comer, de camino, en Camarenilla (Toledo), en la Finca los Valdespinos.

Interesante concepto para los que tenemos niños, con espacios para su ocio, y donde poder degustar un rico y "ligero" cocido (¡muy rico!; mejor los garbanzos que la sopa, algo falta de cuerpo, y con un morcillo, chorizo, morcilla,..., de escándalo).
Tras un ratito de sobremesa, tocaba volver a casa (no podía perderme la victoria de mi Rayito ante el Betis, para ponernos al borde del ascenso); pero no podía faltar el fin de fiesta (para hacer un poco de ejercicio) : nos tocó empujar el coche de Paco, que se había dejado las luces encendidas, y tras alguna torpeza de Paco y otra mía, Roberto se puso manos al volante, y todo resuelto.

En definitiva, y como alguien dijo, "un poco lejos para venir a comer", pero nos lo pasamos realmente bien (y más los peques). Otra vez cataremos un poco más el Parque Natural de Cabañeros.

lunes, 21 de marzo de 2011

Guisando para dos : patatas a la riojana

Cuando guiso, normalmente se me hace complicado hacerlo en pequeñas cantidades, no bajando de 6 ó 7 raciones. Pero esta vez me lo propuse, y preparé unas patatas con chorizo, a la riojana, para dos.

Comencé a trabajar en una cazuela pequeña, donde empecé a dorar un par de dientes de ajo en un poco de aceite de oliva virgen extra. Una vez doraditos, los retiré.

Tocaba sofreir en ese aceite, pimiento (verde y rojo) y cebolla, muy picados. A continuación, ahí mismo las patatas (rotas más que troceadas) y toque de sal. En ese momento, tras un par de vueltas de las patatas, me gusta añadir el pimentón (yo prefiero dulce), evitando que se nos queme.
A partir de aquí, todo seguido, el chorizo en trozos no demasiado grandes (que se puedan pescar bien con la cuchara), y le damos unas vueltecitas, tomillo, laurel (en polvo o en hoja, al natural), vino blanco y un poco de tomate frito.



Cubrimos de agua y le damos el toque final de sal (aunque al final del guiso se verá si requiere algo más).




A partir de este momento, paciencia : no se ha de tener prisa, para que la salsa del guiso ligue correctamente (le ayudará el pimentón y la propia patata); me gusta elaborar a fuego lento, y en este caso me fui a no menos de 4 horas.

lunes, 14 de marzo de 2011

Champis rellenos de cecina, con queso y nueces

Hoy toca un entrante-aperitivo sencillo y elegante, muy recomendable para quedar bien con los invitados.

Champiñones frescos (3 ó 4 por cabeza, sin son de buen tamaño), cecina, queso semi curado, nueces, aceite de oliva virgen extra, sal, hierbabuena (picada), perejil, y para la salsa : tomates, vinagre de pulpa de manzana verde a la miel y aceite de oliva virgen extra.




 Primero, hemos de lavar muy bien los champiñones, para después extraer las bases o "pies" que nos servirán para el relleno.



Picamos finito la cecina y parte de los "pies" de champiñón.

En el horno precalentado, meteremos un minuto los champiñones, para una vez sacados rellenarlos : cecina - champi - hierbabuena - sal - perejil - queso - aceite - nuez.
Metemos entre 13 - 15 minutos al horno, a 170 grados.


Mientras está en el horno, rallamos el tomate y le añadimos aceite y vinagre (mezclamos bien).




En esta ocasión, se me ha ocurrido acompañar con un blanco, pero como es un plato con cierta consistencia, mejor que tuviera barrica : BLANCO BARRICA 2009 de SUERTES DEL MARQUES. Ese blend de malvasía y listán blanco, rematan y ponen alto este agradable plato.

domingo, 13 de marzo de 2011

Cuando ahora voy a Nava : TERTULIAS

Desde que tenía meses, mis padres me llevaron a Navacerrada, donde he disfrutado de muchos veranos y fines de semana de mi vida. Como muchos sabreis, de un tiempo a esta parte vivo en Moralzarzal, pero sigo pasando buenos momentos en Nava, ya que varios de mis mejores amigos viven allí, mis padres continúan veraneando por esos lares y sigue siendo el pueblo más bonito de la Sierra.

Y además, las opciones para encontrar sitios interesantes donde comer y tapear abundan : FELIPE (un clásico), EL RUMBA (cocina con estilo y sensacional bodega), CASA PACO, EL JAMON, JAVI`S,....
Sin embargo, desde hace unos 3 - 4 meses, el Tertulias cambió de manos, y se ha convertido en uno de los sitios de referencia de mis compadres y un servidor. Al frente se puso Félix, con su cocina imaginativa, y apoyado en su novia Nuria, han montado un restaurante (para mí, el más bonito de Navacerrada, entre esas paredes de piedra y sus dos plantas) muy coqueto, donde sentirte como en casa y disfrutar de un buen tapeo o una comida diferente y con estilo.

Por poner un pero, que ya le he trasladado a Félix, y está en fase de solución, la reducida bodega, que para un amante del vino como yo, es algo relevante, pero no imprescindible. Al final, muchas veces, nos apegamos al Verdejo de Castelo de Medina, que nos da buen resultado.







La carta es variada, ya que las sugerencias del día hacen que cada comida pueda ser diferente, pudiendo encontrar platos de muy diverso estilo y en base a temporada y momento : Carpaccio con asadillo de pimientos y queso curado, pulpo a la brasa sobre patatas revolconas (de escándalo), manitas de cerdo al foie sobre cama de manzanas (se me hace la boca agua),....., y para los niños (y también mayores) esas mini hamburguesas con distintos toques.



A modo de ejemplo, puedo comentaros lo que hoy hemos degustado junto a nuestro amigo Nacho, además del salmón en láminas (con queso y anchoas) de la foto.



Tartar de salmón sobre lecho de guacamole (mención especial de Nacho al de Vivir el Vino en Pozuelo).
Casi siempre que visito el Tertulias, le pido a Félix que nos sorprenda con algún plato, y esta vez ha tocado degustar unas mollejas caramelizadas sobre puré de patata (exquisitas).

Y como mis hijas, como siempre, han pedido unas hamburguesitas (con barbacoa), nosotros hemos optado por acompañarlas, pero con un toque especial : foie-cebolla caramelizada-barbacoa.


En definitiva, muy recomendable para tomar unos vinos, tapear, comer, unas copas,....., múltiples opciones que hacen del TERTULIAS un sitio realmente interesante en la sierra madrileña (y siempre en buena línea de precio).

sábado, 12 de marzo de 2011

ALBONDIGAS CON TRUFA Y MANZANA

Entre unas cosas y otras, hacía tiempo que no le dedicaba una mañana a cocinar tranquilamente. Y cuando me encuentro en esta tesitura, suele darme por innovar; esta vez, a algo tradicional como las albondigas, le iba a incorporar toques diferenciales.

Ingredientes

- Carne picada (en este caso, elegí mixta : vacuno y cerdo). Si fuera de Buey Wagyu, espectáculo en el plato.
- Aceite de oliva (virgen extra)
- Sal, cominos, nuez moscada, romero
- Tomate frito
- 4 ó 5 patatas, no muy grandes
-  Un par de manzanas Ambrosía (he elegido esta variedad, por su dulzura y que, al ser crujientes, ganaría el plato).
- Harina
- Una zanahoria
- Cebolla
- Un vaso de vino blanco
- Trufa (fresca si es época, o de frasco)

Preparamos las albondigas (básicamente de carne, aunque cada uno a su gusto), que enharinamos (así no se pegan) para freir levemente en poco aceite (con esto evitamos que se desarmen al guisarlas). Las reservamos.


En ese mismo aceite sofreimos la cebolla muy picada, para después añadirle la zanahoria en rodajas.


Seguimos, incoporando la trufa (muy picadita) y la patata en dados, que habremos prefrito antes (una opción es meterlo en el microondas unos 5 minutos con un poco de sal y un chorro de aceite). Sazonamos. También es el momento de un poco de cominos, romero y nuez moscada, y el vino blanco.
Al poco de añadir el tomate frito, incorporamos al guiso las albondigas que teníamos apartadas, y según veamos la cantidad de líquido, podremos añadir algo de agua (medio cubriendo). Volvemos a salar otro poco. Hay quien le echaría algo de azúcar por el tomate, pero creo que ya lo aporta la cebolla.
Colocaremos la manzana en dados medianos, encima para que se vaya haciendo al calor del guiso. Y dejaremos que se vaya haciendo a fuego medio-bajo.
No está de más lo siguiente, con vistas a ligar la salsa : sacamos a un mortero toda la zanahoria y algo de patata y manzana, machacando todo bien, para volver a incorporar después al guiso.
Probamos el punto de sal, y tras otro rato al fuego, ya lo tenemos.
Para esta ocasión, y siguiendo un consejo de Juanma Bellver, he optado por un shiraz de Penfolds : BIN 28 Kalimna de 2006. Interesante vino del sur de Australia, con tono picota a la vista, especiado, frutos negros y regaliz en nariz, y en boca toffee-café-regaliz.