La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



jueves, 28 de abril de 2011

SINTRA : palacios, jardines y pueblo de cuento

En nuestra excursión por Lisboa, habíamos marcado como día importante en la agenda el sábado 23. Era la fecha en la que decidimos, en función del coche que habíamos alquilado (para eso está mi amigo Nacho y su Europcar), que íbamos a conocer Sintra.

La única pega al día fue el tiempo, realmente malo, con lluvia, niebla,....; pero a pesar de todo, ¡¡¡Sintra, qué maravilla!!!

Al llegar, y ante la cantidad de gente que había por el pueblo, pensamos que era mejor subir primero a ver el Castelo dos Mouros y el Palacio da Pena y sus jardines.

Terrible la niebla que nos impidió disfrutar de las fabulosas vistas que nos habían relatado que tendríamos en el castillo, pero ni esto nos desanimó...........nuestra incursión entre el arbolado y la maleza mereció la pena, y de ahí hacia el palacio.


Una interminable cola hizo que sólo le dedicáramos un rato a la visita por el interior de este majestuoso palacio, de Fernando II, realmente bien cuidado y en perfecto buen estado; sin embargo, sólo recorrer su zona exterior ya merece el paseo hacia allí (por una serpenteante carretera, que algunos valientes decían ascender caminando : si te acercas a Sintra en tren, lo aconsejable es coger el 434 desde el pueblo a la parte alta).
Se acercaba la hora de la comida, y había que bajar. Tras cierta fortuna a la hora de encontrar sitio para aparcar, entramos a comer en el mismo centro de Sintra en un restaurante que tenía buena pinta : CAFE PARIS; ¡Qué gran acierto!
"Polvinho no forno com batatinha a murro e espinafres salteados" : si el pulpo estaba bueno, no os podeis imaginar las patatas (más que en su punto).


"Almejas a bullhao pato" : almejas salteadas en aceite de oliva virgen, con ajo y cilantro......¡exquisitas!


"Gazpacho a la española, con helado de limón" (fascinante mezcla).

"Pato ahumado sobre berros, rúcula, endibias y naranja caramelizada, con vinagre balsámico de ginjinhas".......¡bien, bien. bien!

Y de postre, "Petit gateau de chocolate con helado de caramelo".



Y cuando cogí la carta de vinos, al inicio, pude percibir la variedad y calidad de caldos, todos ellos de la tierra, decantándome por el que habíamos tomado la noche anterior, ya que nos había encantado : EA de Adega Cartuxa (Tinto del Alentejo 2008). Excelente vino que acompañó sin desentonar esta fabulosa comida.


Además, las carnes y pescados de la carta, de gran nivel.




Y había que dar un paseo por Sintra, para bajar la comida.........sus calles estrechas, sus casas como si fueran de muñecas, sus rincones,......

Visitamos el Museo del Juguete, realmente interesante, con muñecos y juguetes de otras épocas, que nos hicieron recordar nuestras épocas de la niñez.

Tienda por aquí, tienda por allá, cada una con algo curioso, relevante, divertido,.....; varias vinotecas, que harían feliz a cualquier apasionado de la enología (como yo).
En definitiva y como conclusión, si vas a Portugal, y más en concreto a Lisboa, y dejas de ver Sintra, no te lo perdonarás...........

miércoles, 27 de abril de 2011

LISBOA : encanto decadente



Por cierta casualidad, al encontrar una  buena oferta en Letsbonus, esta Semana Santa nos hemos desplazado toda la familia a este destino que, por otra parte, me apetecía desde hace tiempo. Y antes de empezar a relatar la experiencia me gustaría calificar lo vivido : Sobresaliente (tanto la comida y la bebida, como el vuelo con TapPortugal, la gente, los transportes de Carris, el Hotel Lutecia y, sobre todo, la ciudad).

Nada más llegar el jueves 21, y tras dejar las maletas en consigna, tomamos el metro (casi en la puerta) y comenzamos nuestra andadura : bajada en el Rossio, para desplazarnos a lo largo de la Baixa hasta la Plaza del Comercio, y de ahí nuestro primer tranvía hacia Cais de Sodre. Decidimos, dentro de nuestra aventura sin rumbo fijo, que podíamos tomar un barco para cruzar a Casilhas. Allí empezó nuestro particular periplo por la gastronomía portuguesa (y sin probar el bacalao), en una taberna marinera : Bitoque (filetazo de vaca) para las niñas y arroz de marisco para nosotros; con postres, poco más de 40 € todo.
Antes de volver hacia Lisboa, nos dimos una rápida vuelta y entramos a visitar la fragata de Don Fernando.
Tocaba tarde por el Barrio Alto, empezando en el mirador de Sao Pedro de Alcantara, junto al Elevador da Gloria. Paseo por sus calles, con parada en terracita de la plaza de las flores, llegando hasta eléctrico que nos llevó hacia el mirador de Santa Catarina y el elevador de Bica (por el que descendimos). Vuelta a la Plaza del Comercio, y visita a Pessoa en el café A Brasileira.

Rematamos este duro día cenando en el restaurante In Fusion, del hotel, con su doble carta hindú-portuguesa; y un vino con tranquilidad : Duas Quintas 2008 (D.O.C. Douro), un interesante coupage de Tinta Roriz, Touriga Nacional y Touriga franca.

El viernes 22 pensamos que podía ser buena opción ir hacia Belém. En la Torre, y ante cierta desorganización en las colas, subimos sus 121 escalones; pero las vistas realmente espectaculares fueron desde la cúspide del Pradao do Descobrimentos.


Tras el Monasterio de los Jerónimos y la Fábrica de Pasteis de Bélem, volvimos a la Baixa donde había un curioso mercadillo artesanal junto a la plaza del Comercio.
Tienda delicatessen (Silva&Feijo), taberna medieval en Rua Sao Juliao y paseo por la plaza Figueira, y de vuelta al hotel para cenar (buen solomillo a la mostaza); excepcional el EA (Adega Cartuxa), un tinto 2008 del Alentejo (Aragonez-Trincadeira-Castelao-Alicante Bouschet).

El sábado 23 cogimos un coche y fuimos a Sintra, pero esto os lo contaré en mi siguiente entrada.


Y dejamos Alfama y la zona del Castelo para el Domingo 24, antes de volvernos. Divertida subida en tranvía, hasta el miradouro de Santa Luzia, y de ahí al Castelo de Sao Jorge, y sus extraordinarias vistas.
 Tocaba buscar un sitio típico para comer, y ahí estaba el Restô de Châpito : fabuloso sitio, ambiente agradable y comida de calidad (excepcional la tarta de limón).


Paseamos por esas calles con olor a antigüo, para llegar hasta la catedral.

Pero faltaba subir en el Elevador de Santa Justa (y otras buenas vistas), tras el cual rematamos tomando una limonada en la plaza de Luis de Camoes, y así rematar este maravilloso viaje.


                                                                                

domingo, 17 de abril de 2011

Vamos a la Sierra madrileña, vamos a comer..........

Desde que tenía meses he disfrutado de la sierra noroeste de Madrid y, en parte, de la norte, y esto ha hecho que haya conocido múltiples restaurantes, unos buenos otros no tanto, unos que se mantienen y otros desaparecidos,.....
Pues bien, sin ánimo de nada especial, quiero daros mi punto de vista sobre los que considero en estos momentos algunos de los más interesantes, a través de un listado muy personal : hay más, a lo mejor con más nombre o quizá alguno de mayor nivel, pero estos son los que me gustan a mí.

Felipe : un auténtico clásico, con casi más años en la sierra que los míos.
El Rumba : Antes fue Antonio, ahora Jorge, su hijo. De los que se ha de tener en cuenta. Buena bodega.
Tertulias : Probablemente uno de mis favoritos en la actualidad, con una cocina de calidad e innovación, y un trato muy familiar a cargo de Félix y Nuria. En precio, fabuloso.






MORALZARZAL
Roma : Felipe y Yoli te darán de comer muy bien, bastante al estilo casero y con muy buena materia prima.



La Cita : buena atención, buena calidad. Gin Tonics.





El Tablao : toque andaluz; interesante relación calidad-precio.





Zalea : Buen nivel. Variados menús degustación casi todos los fines de semana.




MATAELPINO
Azaya : buena comida, mejores vistas.

SAN LORENZO DEL ESCORIAL
Las Viandas : Acierto seguro.

CERCEDILLA





El Rancho de Javi : gambas, croquetas, carnes. Para los veteranos, cerca de Kakios.



BECERRIL DE LA SIERRA
Vianda : A pesar del gran nivel, no termina de despegar. Quizá demasiado formal para la sierra.

GUADARRAMA
La Chimenea : No te pierdas sus croquetas.
Sala : Míticas sus gambas plancha. Muy buena carta de vinos. De lo más caro.

COLLADO MEDIANO
El Rincón de la Abuela : una derivación del Sala; continuidad en la calidad, a precios más asequibles. Además de las gambas, fabulosas croquetas, buen marisco e interesante carta de vino, junto con buenas opciones a la hora del Gin Tonic.


PEDREZUELA



Hotel Dosa : Son amigos, y además comes muy bien.

VALDEMORILLO
La Candela : De reciente apertura, lo mejor en esta población. Mejor pescados/mariscos que carnes (pero tampoco descartables); muy bien el foie casero. Carta de vinos diferente, de gran nivel. Seguro que irá a más.













ALPEDRETE

Refugio de la Vega : Visita a Pedro; no te defraudará.

COLLADO VILLALBA
Robertino`s : Magnífica opción para ir con niños.

TORRELODONES
El Arroz : Guisos y, por supuesto, arroces.

LAS ROZAS
Mayorista de mariscos : Ya imaginarás el qué. Buena relación calidad-precio. Y puedes llevar a casa.

Y a salto entre Villalba y Guadarrama, no os podeis perder La Sopa Boba : de lo mejor que he conocido últimamente.....sencillamente magistral..........


Espero que alguno de vosotros los visiteis, y me vayais dando vuestra opinión.

Remate a la semana gastronómica

Tras el Salón del Gourmet, este sábado ha tocado en Moralzarzal darse una vuelta por Vinofusion 2011.


Encuentro enogastronómico en la Pza. de Toros, al que le dedicamos el rato del aperitivo.

Se reunieron allí varios restaurantes de la sierra, ofreciendo distintas tapas, junto con unas cuantas bodegas madrileñas, con sus caldos.

En lo que a tapas respecta, optamos por probar las de El LLagarón, mención especial a una nécora cocida, y La Ruca (muy rica la empanadilla criolla).

De los caldos, El Regajal y, no podía dejarlo pasar, un Tagonius.
Interesante también un aceite ecológico de Solera Bodegas, del que me llevé una botella.

Y tras estos tentempies, algo había que comer, así que nos trasladamos a La Cita, donde Luis nos invitó a disfrutar del coqueto y agradable nuevo salón que acaban de inaugurar.

Empezamos con unas corujas (siempre que hay, no me las pierdo), para seguir con unas berenjenas rebozadas acompañadas con salmorejo.
Chuletitas de cordero mis hijas, las cuales probé y estaban en su punto.

Rematamos con el postre La Cita, de leche condensada y galleta (quizá más rico con dulce de leche en vez de chocolate).

Y tras el café (con su toquecito de orujo), no podía faltar un Gin Tonic de Hendrick`s, excepcionalmente servido por Luis.