La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Ensalada de langostinos a las dos salsas

Volvamos al territorio de lo sencillo. Sin grandes complicaciones se puede hacer un plato completo y equilibrado, a la vez que sabroso.

Colocamos una cama de zanahoria rallada y cebolleta bien picada; unas rodajas de tomate, en este caso kumato.

Habremos cocido unos langostinos, que pelaremos y colocaremos encima, para después añadir granada pelada y cebollino picado.

Las salsas

A la mostaza antigüa de Dijon : Mahonesa (cantidad al gusto), la mostaza, estragón y aceite de oliva.

A la pimienta de Jamaica : Aceite de oliva virgen extra, pimienta de Jamaica, eneldo, sal azul de Persia y vinagre de Chardonnay.



Como veis, fácil plato, con el que podeis quedar bien ante una visita inesperada.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Ensalada del bosque

Hoy me apetece mostraros una ensalada exótica y muy fresca, basada en frutas diversas.


Sobre una cama de canónigos, colocaremos unos cuantos pétalos de rosa (por supuesto, comestibles). Trocearemos un mango, a tamaño medio y unos 3 kiwis en rodajas.
Unas cuantas moras (en esta época, las que encontré eran de tamaño excepcional, de Chile) y unas fresas del bosque (si no encontrais, podrían sustituirse por frambuesas). Por último, espolvoreamos un poco de hierbabuena por encima, y añadimos pipas peladas.

Y ahora entramos en lo que sería el remate clave, la vinagreta : en este caso, pensé que un buen toque de miel era relevante, a lo que añadí aceite de oliva virgen extra Masía El Altet (si no el mejor del mundo, al menos sí el más galardonado), sal azul de Persia, hierbabuena, un poco de vinagre de frambuesa y el sensacional Flavivs (vinagre de Cabernet Sauvignon, con casi 20 años de barrica).




Y a disfrutarlo..........


Gin Tonics en la noche madrileña


Hotel Regina Madrid, Viernes 18 de Noviembre : Cuando a las 6 de la tarde empezó a diluviar en Madrid y, más tarde, vi subir por la calle Alcalá una manifestación, se me pasó por la cabeza lo peor. Sin embargo, aunque hubo bajas de última hora, el nivel de asistencia fue bueno, moviéndonos cerca de las 80 personas en el salón elegantemente dispuesto para el evento en el Hotel Regina.


El jamón ibérico D.O. Guijuelo, excepcionalmente cortado por Montse (Meddis), volaba plato tras plato; el cocktail, bien servido por el hotel, no dejaba de salir; y durante más de 3 horas no paramos de servir Gin Tonics Premium, tanto Roda y Marco (mis ayudantes del hotel) como un servidor, siempre preparados con esmero y cariño, para disfrute de los allí congregados.




 Aunque han de ser los asistentes los que opinen, me quedó una total sensación de trabajo bien hecho y de buen rato pasado por parte de todo el mundo, y al menos así me lo trasladaron la mayoría de los  presentes.


Eran 7 las opciones de Gin Tonics, entre las que elegir 3, y si tuviera que hacer un ranking, quizá pudiera ser el siguiente :
  1. MARTIN MILLER`S y ABBONDIO, con fresas del bosque y twist de lima.
  2. BRECON y BRITVIC, con bayas de enebro, regaliz y twist de limón.
  3. Nº1 y ABBONDIO, con twist de naranja y canela.
  4. TANN`S y Blue Tonic KAS, con uvas y twist limón-lima.
  5. PINK 47 y FEVER TREE, con pétalos de rosa, bayas de enebro y twist de limón.
  6. Nº0 e Indian Tonic SCHWEPPES, con moras/frambuesas y twist de lima.
  7. FIFTY POUNDS e INDI&co, con jengibre y twist de limón.

En cualquier caso, todos con buena aceptación general.........pensaremos en próximos eventos.

sábado, 19 de noviembre de 2011

HOTEL REGINA MADRID : las cosas bien hechas

Me gustaría que esta entrada sirviera a la vez de homenaje al hotel y de antesala de la entrada que voy a publicar sobre el evento celebrado el 18 de Noviembre en torno a los Gin Tonics Premium.
Detalle en una habitación superior

Os daré mi descripción del Hotel Regina : Inmejorable ubicación en el centro de Madrid, excelente su restaurante Amayra y gran calidad, tanto en el producto como en lo humano.

La bodega vista del restaurante
Y creo que es clave escuchar a cualquiera de sus empleados, y en ellos percibirás una gran implicación y visión positiva de donde trabajan.

La modernidad de sus instalaciones le hacen ser de gran calidez para los clientes, los cuales repiten una vez que lo conocen, tanto en el hotel como en el restaurante.
Sus propietarios al pie del cañón

Pero no quiero terminar sin dejar de agradecer la máxima predisposición y colaboración que he percibido desde el primero al último de sus trabajadores, a la hora de la organización del evento que ayer allí celebramos, y del que en breves fechas os informaré adecuadamente.

Gracias amigos.




Guiso de carne y nueces

Empezamos pasando por aceite (oliva virgen) un par de dientes de ajo, que después retiraremos, para avanzar sofriendo cebolleta picada y pimiento rojo. Añadimos un poco de chalota y cebollino muy picados, e incorporamos unos huesos de jamón ibérico. Un toque de pimienta blanca, para seguidamente zanahoria en trozos no grandes y calabacín en dados; unas cuantas nueces y la carne de vacuno (pedid una buena pieza limpia para el guiso a vuestro carnicero), sazonada con sal, y aderezada con jengibre y tomillo.
Es el momento de un poco de tomate triturado, un buen vaso de vino tinto (como no podía ser menos, de syrah) y un par de hojas de laurel. Cubrimos bien de agua, y a fuego lento durante todo el tiempo que precise para tener la carne en su punto (unas 3 ó 4 horas); más o menos a mitad, retiraremos los huesos de jamón y las hojas de laurel. E importante : todo esto lo haremos el día anterior.

Al día siguiente, temprano, volvemos a darle algo de calor y añadimos un poquito de cominos. Mientras, cortamos unas patatas en dados, que pasaremos unos 5-6 minutos por el microondas, con un poco de aceite y sal.

Tras unos 20 minutos, sacamos la carne, y toda la verdura y parte del caldo lo pasamos por la batidora, consiguiendo una salsa ligada y más concentrada. Volvemos a juntar con la carne en la cazuela, ya junto a las patatas y unas nueces y otras de Macadamia (en mitades).

Ya sólo basta con dejar de nuevo a fuego lento hasta que veais la carne y las patatas en su punto, rectificar de sal si hace falta y a emplatar; y, se me olvidaba, no dejeis de tener pan a mano para mojar.


De vino, al ser plato contundente, un tinto con cuerpo. Y me decanté por un par de syrah, siguiendo la línea del guiso : un Thelema shiraz 2007 y el fabuloso Pangea 2006 de Viña Ventisquero (mi última botella de esa añada).



domingo, 13 de noviembre de 2011

¡¡¡Qué hamburguesas!!!

Hay quien denosta a las hamburguesas, considerándolas comida basura, sin más. Y podría estar de acuerdo en esos casos en los que la calidad de la carne empleada no es de primer nivel; pero cuando la carne picada utilizada es buena..........


De un tiempo a esta parte, tengo como carnes de referencia, más allá de la fabulosa carne de la sierra de Guadarrama y otras nacionales (como la gallega), las que compro en Latitudes, y muy especialmente la de Angus Negro, de la que compro una carne picada que convierte las hamburguesas en algo excepcional.


Dada la calidad del producto, son hamburguesas a las que no añado absolutamente nada (quizá leve punto de sal, en este caso sal azul de Persia); por sí mismas, ya dan nivel.


A partir de aquí, la preparación es sencilla : hamburguesa de unos 250 gr., pasada por la plancha (con fuego muy fuerte) para marcarla a fondo y dejarla casi totalmente cruda por dentro.


Y os voy a mostrar una posible opción de presentación, con una ensalada de zanahoria en tiras y tomates rama cherry, aliñada con aceite de oliva virgen extra (Masía El Altet), vinagre Flavivs (al menos 18 años en barrica), un poco de chalota picadita y sal azul de Persia. A su vez preparamos unas verduras a la plancha : calabacín, pimiento rojo y cebolleta, con toque de sal gorda al final, y por otro lado, una salsa que podrá servirnos tanto para las verduras como para la carne, ligada con mahonesa, mostaza y estragón.
Remato con unas lascas de queso semicurado, un poco de pepinillo y pan de molde tostado adornando, por ejemplo como en la imagen.

viernes, 11 de noviembre de 2011

99 años de experiencia y experiencias

Es ley de vida que nuestros mayores nos vayan dejando, tras abrir hueco a los que vienen detrás. Pero cuando se tiene mi suerte, y tu abuela acaba de cumplir hoy mismo (este peculiar 11/11/11) un año menos de la centena, no puedes dejar de pensar en la cantidad de experiencias, seguro que todo tipo, que habrá acumulado en su excelsa vida.
Cuando pienso en mi abuela, enseguida me viene a la mente la comida (aquella frase suya de "no más, hija", sin importarle repetir en cantidades pequeñas), ya que aunque parezca mentira, a día de hoy sigue disfrutando a tope (como ha hecho toda su vida) de todos los manjares que se ponen a su alcance, y para su suerte, sin que casi nada le siente mal. Y si es posible, que no falte una copita de vino, ahora más habituada a los dulces.


Es punto de encuentro y cohesión de sus diez hijos, más de 20 nietos y una infinidad de biznietos. Una gran discutidora, en el buen sentido de la palabra, aunque en este aspecto ha bajado el pistón por sus problemas auditivos (no todo iba a funcionar perfecto) : todavía recuerdo mi época de colegial, cuando todas las tardes pasaba por su casa, y una sí y otra también, acabábamos discutiendo de o sobre algo; la verdad es que siempre encontró en mí un buen contrincante (debe ser que dos Escorpio, cabezotas ambos, no podían tener otro fin). Siempre bondadosa con los demás, incluso desconocidos; memorable aquel comentario a una conocida, cuando alguien que era muy fea y mi abuela dijo : "pero es tan buena...".
Pero por encima de todo, es mi abuela, ésa con la que mañana tendremos una gran celebración y a la que el año que viene espero poder escribirle algo mejor, al cumplir los 100 (seguro que le organizaremos algo especial.......veo la tele por la casa, haciéndole un reportaje).
                                                             ¡¡¡FELICIDADES BISA!!!

lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Gin Tonic perfecto?

Me sorprende la cantidad de sitios en internet (blogs, YouTube, webs,...) que hablan del Gin Tonic perfecto, y normalmente son gin tonics elaborados por las mismas personas que escriben el artículo o graban el video; y me sorprende por pretencioso.

Y peor es cuando sencillamente se habla del Gin Tonic perfecto, puesto que más allá de una buena preparación, la ginebra y tónica elegidas serán determinantes para que a todo el mundo guste; y digo esto, porque perfecto es lo que alcanza la excelencia, lo que no puede ser mejorado (según RAE : "Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea").

Si se dijera que es el más rico, el que más le ha gustado, que está fabuloso,...., todo es entendible, pero ¿perfecto? Los hay más secos, más florales, con más cuerpo,..., pero, en definitiva, todos diferentes y sensacionales.

Además, es probable que un gin tonic que un día te supo de maravilla, en otra ocasión ya no te resulte tan bueno..........motivado por las circunstancias, el momento, la compañía.

Los gin tonics se pueden preparar de muchas formas, y todos pueden estar muy buenos; y entre ellos, se puede elegir el que más guste a cada uno. Lo mismo que ocurre con una buena comida, un buen vino, un buen restaurante,.......; la vida es un cúmulo de experiencias, de las que se ha de disfrutar al máximo en cada momento, sin descartar que pueda surgir algo mejor a la vuelta de la esquina, y si hablamos de algo perfecto en gastronomía es como decir que ya no vas a probar nada nuevo.

Dicho todo esto, yo no conozco el gin tonic perfecto, pero sí el que hasta el día de hoy más me ha gustado; y, ¡oh, sorpresa!, no es mío : es el que en distintas ocasiones he tomado en La Sopa Boba. Y espero seguir probando muchos más (preparados por mí o por otros) que consigan superarlo.

Alegrando unos filetes de pollo

En ciertas ocasiones, unos filetes de pollo a la plancha dan buen resultado; pero si los acompañas de una forma elegante y sabrosa, mejor que mejor.

Recordé que tenía aquella crema de vino de Oporto de mi viaje a Lisboa, con la que podía hacer la base de una salsa.

Arranqué sofriendo un poco de cebolleta muy picada, con un poco de ajo (que retiré antes de incorporar el resto).

Le di un toque con unas tiras de calabacín, que después retiraría para usarlas como guarnición.

Para seguir con la salsa, incorporé a la cebolleta la crema de vino para ir reduciéndola, junto con un leve toque de cilantro.
Un chorrito de riesling, que luego serviría de vino de acompañamiento, y un poco de paté de hongos con trufa blanca.
Por otro lado, había preparado unas lascas de trufa negra, que rematarían los filetes de pollo, los cuales preparé a la plancha, por la que también pasé levemente la guarnición : unos madroños y el calabacín.
Y como he comentado antes, el caldo elegido fue un Riesling de Fromm, muy apropiada uva para acompañar trufa y platos ligeros. Y al plato, un chorrito de aceite de oliva virgen extra del Santuario de Mágina.