La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



domingo, 17 de junio de 2012

LAGAR DE ISILLA

Es de esos sitios que tienes en tareas pendientes y no terminas de ir. Pues bien, aprovechando que volvía de Burgos hace unos días, pensé que era la oportunidad de reponer fuerzas y conocerles.
Los motivos para querer acercarme por Aranda de Duero y vivir en directo cosas que había escuchado, eran diversos. De ellos, y debido al tiempo del que disponía, sólo pude centrarme en el restaurante, así que la visita a la bodega y viñedos, así como al hotel enológico La Casona de la Vid, quedan para otra fecha.


El principal motivo de esta visita era confirmar si realmente tanto merecía la pena su lechazo asado. Y os aseguro que sí..........Realmente delicioso, justo en su punto e hice lo correcto al acompañarlo sólo de una ensalada verde, para no enmascararlo con otros sabores.



Había que acompañar con un poco de tinto, y claro, no podía ser otro que un crianza de Lagar de Isilla.




Para aligerar antes de volver a casa, un refrescante sorbete, de muy buena elaboración y presentación con un toque de hierbabuena.

Y al tenerlo a mano, y como fin de fiesta, uno no se puede ir sin visitar la bodega histórica. Situada a unos 12 metros de profundidad, se accede por unas angostas (pero bien habilitadas) escaleras desde el propio restaurante; una vez abajo, una serie de galerías te trasladan a otra época, a la forma primitiva de trabajar el vino.








En definitiva, un paseo por Aranda merece la pena, y para comer, El Lagar.


No hay comentarios: