La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



domingo, 9 de diciembre de 2012

II Taller de Gin Tonics (y más) en Dismuco (Sueños de Cocina)




Tras la buena acogida del primer taller organizado junto a Nacho Garbayo en su escuela de cocina, tocaba repetir. Lo primero, comentar que quizá esta vez no acertamos del todo con el día, al ser sábado por la tarde (en vez de viernes), con lo que la asistencia se vio algo reducido frente al primer taller, lo cual, por otro lado, no hizo desmerecer el mismo.

Fue un taller buscando una variedad de ginebras con matices muy diferentes, más un vodka para adentrarnos en eso que algunos denominan una nueva moda (la verdad es que tengo dudas al respecto).
En esta ocasión, como dicen que más vale una imagen que mil palabras, os voy a obsequiar con los distintos combinados que preparamos, junto con sus maridajes, y unas pocas líneas al margen. A ver si os gusta......

Arrancamos con un gin tonic de la alavesa K-25 y Abbondio, con toques de menta y hierbabuena, maridado con un ferrero rocher de morcilla y manzana.



El registro lo cambiamos después, elaborando un GT con productos de una misma marca, como Six O'Clock, aromatizado con lima y angostura, y acompañado con un chipirón encebollada sobre arena de de tinta de calamar.


En tercer lugar, cortamos y nos fuimos hacia el vodka, con la marca francesa Vertical, junto con Fever Tree y un toque de naranja y lemmongrass (incluso, quien quiso, con angostura). Recordemos que los vodkas no tienen botánicos, con lo que la forma de juego que admite es diferente a las ginebras. Maridó Nacho con una carrillera.



Volviendo a la ginebra, probamos una de edición limitada como la inglesa Steed, dando un toque cítrico con la deliciosa tónica MeTonic, y aromatizando con frambuesas congeladas y flores (pensamientos en este caso, más coloristas que aromáticos). Ya entramos con la parte de maridajes dulces, con una espuma de yoghourt.


Y rematamos con un dado de arroz con leche, realmente rico, y un experimento que quise que sirviera para comprobar que a veces no todas las ginebras encajan bien en el gin tonic, y son mejores de tomar en solitario. La holandesa Bols, característica en sí misma, infusionada en frío con granada, tónica Britvic y twist de limón.
La idea era pasarlo bien, y creo que lo conseguimos.





No hay comentarios: