La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



jueves, 8 de agosto de 2013

Crucero por fiordos noruegos y Escocia : Capítulo I. BERGEN



27/07/2013

Buen arranque de este viaje, con asientos en Business en el vuelo chárter que nos llevaría de Madrid a Bergen : debía ser un buen presagio.


Llegamos a Bergen, registro en el barco, algo de almuerzo y por la tarde visita a la ciudad, antes de comenzar el crucero, aprovechando un magnífico día de sol en una de las ciudades más lluviosas de Noruega (todo seguía saliendo a la perfección).


Bergen es un ciudad deliciosa, con un encanto inconfundible, y "Puerta de entrada a los fiordos". Patrimonio de la Humanidad, con más de 1000 años de historia; ha pasado de ser una ciudad eminentemente comercial a un punto turístico de primer nivel durante todo el año, pero sobre todo en verano.


Casas de baños convertidos en pub, así como bazares y otros almacenes que se han transformado en locales de moda y restaurantes de primer nivel.


Arrancamos por el antiguo mercado, hoy un museo en sí mismo, donde sus edificaciones de madera se encuentran en peligro. Como continuación (y parte de ellas) salimos a la famosa zona de Bryggen (el antigüo muelle hanseático), frente al puerto deportivo, con esas casas de colores tan características en las postales, algunos comercios y unas fantásticas terrazas (muchas por toda la ciudad), donde poder tomar un refrigerio (podemos destacar el restaurante del unicornio).



Seguimos por el famoso mercado del pescado, un conjunto de puestos donde poder comprar souvenirs (trolls y vikingos por todas partes) y degustar, además de adquirir, distintos tipos de pescado y marisco de la zona y típicos noruegos : salmón, por supuesto, gambas, cangrejo rey, bacalao, ballena, arenques, trucha,..., así como productos cárnicos derivados del reno y del alce.




A continuación vendría otro momento importante del día, con el ascenso en funicular al Fløien para admirar Bergen desde 320 metros de altura. Sensacionales vistas que uno no se ha de perder, rodeado de salvaje naturaleza.




Rematamos la excursión con un recorrido en autobús por el centro, pasando por el barrio de la aduana y otros puntos de interés de la ciudad (diversos museos, plazas bulliciosas, la zona de la universidad, buen número de iglesias, el moderno acuario,...), quedándonos con el convencimiento que nos faltaron cosas por ver, pero que lo admirado mereció mucho la pena.



Para terminar, un dato curioso, y es el gran número de puestos de bomberos que se pueden encontrar, dado que uno de los mayores miedos de la gente de esta ciudad (y otras en Noruega) es el fuego, dada el peculiar detalle arquitectónica de construcción en madera que abunda en sus edificaciones.

No hay comentarios: