La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



viernes, 9 de agosto de 2013

Crucero por fiordos noruegos y Escocia : Capítulo II. GEIRANGER


28/07/2013

Segundo día y primer fiordo navegado.















Tal como íbamos recorriendo los 16 km. de longitud del fiordo de Geiranger, uno de los calificados como Patrimonio de la Unesco, la sensación de que era la tierra la que se movía, en vez del barco, se hacía fantástica. Varias cascadas impresionantes (a destacar las 7 hermanas y el prometido, enfrente) pudimos admirar antes de llegar a la pequeña población de Geiranger, de no más de 250 habitantes, donde el bullicio turístico le da una actividad especial; no hay hospital (sí una ambulancia) ni médico (pasa una vez a la semana, los miércoles, día para "ponerse malos"), pero sí residencia geriátrica, colegio, iglesia y unos cuantos comercios, al igual que varios hoteles.


Desde el puerto, tras bajar en lanchas, nos dirigimos por una empinada carretera de montaña, con unas 60 curvas (algunas realmente pronunciadas) camino del monte Dalsnibba, a 1.500 metros. Antes de llegar, una parada en un refugio de montaña (el hotel Djupvasshyta, de nombre impronunciable) a poco más de 1.000 metros, junto al lago Djupvatn (el "lago profundo") y teniendo enfrente un imponente glaciar. Un rico té con un bollo (estilo danés) delicioso.





Desde allí, nos dirigimos al Dalsnibba, desde donde pudimos tener unas vistas excepcionales (incluso hasta la zona del fiordo donde fondeaba nuestro barco) gracias al fabuloso día que nos acogió, más allá del viento que había a esas alturas. Una auténtica maravilla estar allí, donde construir, según marca la "leyenda", una torre de al menos 4 piedras, para volver al año siguiente (gratis).




La carretera por la que ascendimos, debido a las condiciones metereológicas, permanece cerrada desde Octubre a Mayo (puede llegar a 6 - 7 metros de nieve). A partir de los 800 metros pudimos ver restos de nieve, y ya la vegetación, antes muy exuberante, se hacía casi nula, limitada a musgo y poco más, que sirve de alimento a los renos (salvajes en esta zona).

Ya bajando, hicimos una parada obligada en el mirador de Flydalsjuvet, a más de 300 metros, donde se puede realizar una de las fotos más típicas de Noruega, con el fiordo y Geiranger de fondo. Espectacular es la palabra que mejor resume lo admirado allí.


Y antes de acabar, una explicación de andar por casa de lo que es un fiordo : Se trata de entrantes o brazos de mar creados por los glaciares de la última Edad de Hielo. Sólo existen en Chile, Nueva Zelanda y Noruega; y a pesar de sus ubicaciones, y a diferencia de ríos y lagos, nunca se congelan al estar compuestos de agua salada (del mar) en gran medida y de agua dulce (de las cascadas, lluvia y ríos).



No hay comentarios: