La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



sábado, 23 de febrero de 2013

Ensalada templada de pulpo y setas

Hay veces que hay que pensar soluciones sobre la marcha, y esto es lo que me ocurrió el pasado fin de semana. Comida que surge en casa de amigos, en la idea de cada uno preparar algo, y nada pensado. Sobre la marcha, paseo al supermercado, e inventar una receta según iba pasando por los pasillos del mismo. El resultado, realmente curioso, el que os presento :


Ingredientes (5-6 personas)




Un pimiento rojo dulce
10 ajetes tiernos
2 botes de setas deshidratadas (una variada y otra de trompetas negras)
Aceite de oliva virgen extra
Agua
Sal del Delta del Ebro
Pimentón dulce
Miel
Cuarto de vaso de vinagre de vino
Un poco de chalota, romero y tomillo
Dos cajas de brotes de alfalfa
Una pata de pulpo (por comodidad, se puede trabajar con pulpo cocido)

Receta

Coceremos el pulpo, si no lo hemos comprado cocido. Reservamos, una vez troceado.


Por un lado, pochamos el pimiento, bien picado, con los ajetes tiernos. Tendremos hidratando (unos 10 minutos) las setas, que añadimos al pochado, y guardamos el agua. Punto de sal y fuego bajo.


Por otro lado, en generoso chorro de aceite, la chalota muy picada, con tomillo y romero. Una cantidad generosa de miel, el vinagre y, por último, el agua de las setas. Pizca de sal y un poco de pimentón. Dejamos reducir, a fuego lento.



En una fuente, empezamos a montar con el pulpo tibio abajo; encima los brotes de alfalfa, que habremos escaldado unos segundos. Toque de sal y un chorro de salsa. El pochado de setas por encima, y un generoso chorro de salsa. Podemos presentar con una salsera, por si alguien quiere añadir algo más de la reducción.


lunes, 11 de febrero de 2013

Risotto con rabo de toro


A partir de lo probado hace ya unos días en Barcelona, en El Quim de La Boquería, tocaba hacer mi versión, mi reinterpretación. Os lo voy a mostrar paso a paso en esta receta.

Ingredientes (para 5-6 personas)

Para  el caldo : Agua, codillo de jamón ibérico, sal, un chorrito de aceite de oliva virgen extra, un poco de vino blanco, un puerro pequeño, pizca de romero y tomillo, una zanahoria grande, medio pimiento verde, una cebolleta, un poco de bulbo de hinojo, un tomate.


Para el Rabo de toro : podemos optar por una lata (muy buena la de Camporel) con el guiso hecho, si nos pilla apurados, o preparar un rabo de toro aparte (usando rabo de toro o ternera, y siguiendo la receta del cuello de avestruz), que habríamos elaborado con anterioridad. Usaremos la carne desmigada.



Y ya el Risotto : el caldo, 500 gr. de arroz especial de risotto (el carnaroli de Gallo me gusta mucho), un poco de vino blanco, un poco de chalota, cebolla (media), la carne, calcots (2 ó 3), sal del Himalaya, pizca de azafrán, tomillo, romero y queso curado. Cebollino para adornar al final.


Receta



Una vez con las manos en la masa, lo primero es preparar el caldo (para mí, una de las claves de un buen risotto), incorporando todos los ingredientes en la cazuela donde luego haremos el arroz, con fuego medio.


Una vez tengamos el caldo, lo apartamos, y en esa cazuela comenzamos con un pochado de chalota y cebolla, junto con los calcots bien picados. Seguimos pasando un poco el arroz, y ya arrancamos con la incorporación de vino blanco (como medio vaso), y poco a poco el caldo, con un poco de sal y un picado de tomillo y romero. La clave está en ir controlando el punto, en base al control con el caldo y removiendo.



Echamos el azafrán a mitad de cocción, vigilando siempre el punto de cremosidad. Cuando falten unos cinco minutos, añadimos la carne que tendremos preparada y desmigada.



Rematamos con el queso curado (sin miedo), que rallamos por encima, todavía en el fuego, para que quede cremoso al máximo.


Adornamos al final con un poco de cebollino, y queso rallado al gusto, si se desea. Y recordad, un risotto es para comer de la cazuela al plato de forma inmediata, que es cuando está mejor.


domingo, 10 de febrero de 2013

Calçots al horno


Como ya he dicho en otras ocasiones, hemos de aprovechar los productos de temporada; y si te gustan los calçots, es el momento, pero no tardeis que se va acabando la temporada.

Habreis visto otras recetas en las que he buscado darle distintos usos a estos primos hermanos de las cebolletas, pero sin duda a la parrilla es la mejor de las fórmulas, con ese toque de sarmiento que les da un gusto especial.

Lo que ocurre es que las inclemencias del tiempo y el no tener un sitio adecuado para prepararlos no deben impedir que los disfruteis en un formato similar, y como os voy a contar ahora, seguro que cualquiera lo podeis poner en práctica.


Siguiendo ciertos consejos del amigo Oscar (de www.calsots.com), los he preparado este sábado. Calculando unos 15 por cabeza (me parece un buen número), los colocamos en la parte baja del horno (en mi caso eléctrico), a unos 170º, sin limpiar ni quitar las ráices; es bueno que sean lo más frescos posible, y sin son auténticos de Valls, mejor que mejor.


Cuando los tenemos blanditos (lo más fácil es tocarlos y se nota), los subimos y ponemos al grill, un último golpe antes de sacar. Los acompañamos con una buena salsa romescu y un buen vino : en este caso opté por el extraordinario Mas d'en Compte Negre 2009, un lujo para el paladar, sin duda.

Y a la hora de comerlos, a mancharse las manos sin miedo y si no usais babero, cabe la posibilidad que algo más............


lunes, 4 de febrero de 2013

Cous Cous con trigueros y calçots al Riesling



Trabajar con productos de temporada siempre da satisfacciones en la cocina, y ahora es época de calcots......


Esta es una receta de entrante para unas 4 personas. Los ingredientes :




Cous cous (250 gr.)
Agua, aceite de oliva virgen extra, sal del Kalahari y pimienta rosa
Tomillo, romero y cebollino
Chalota, fenogreco y un poco de bulbo de hinojo
Trigueros
5 - 6 calçots (ya limpios)
Un poco de mantequilla
Vino riesling
Unos tomates cherry para adornar


Por un lado preparamos el cous cous, llevando a ebullición 25 cl. de agua (con un poco de aceite y sal), que quitamos del fuego para añadir el cous cous y remover. Apartamos y reservamos.





Con todo picadito, hacemos un majado de cebollino, romero, chalota, fenogreco y tomillo. Lo añadimos a sartén con un poco de aceite, donde incorporamos un poco de hinojo picado, los trigueros y los calçots, limpios y troceados. Sal y pimienta. Una vez bien rehogado, medio vaso del riesling que luego servirá para maridar el plato. Fuego lento y que reduzca. 




Ya cuando vayamos a comer, añadimos en la sartén el cous cous con un poco de mantequilla y algo más de sal.



Presentamos con unos trigueros pasados por plancha y unos tomates cherry.




Receta sencilla, saludable y sabrosa


domingo, 3 de febrero de 2013

Muerde la pasta....o trinca el dinero


En lo que se refiere a locales y restaurantes (y en general a todo), procuro ser positivo en el blog y no hacer menciones peyorativas. Pero esta vez toca sacar la acidez........
La cuestión es que ha llegado a mí la nota en Facebook de Miriam Neupavert Ortega, la cual os traslado :

DENUNCIA A "MUERDE LA PASTA" JEREZ
Hola, somos Esther y Joaquín y vivimos en Jerez de la Frontera.
Tenemos tres hijos. Uno de 2 años, otro de 5 y una niña de 11. El de 5 años es celíaco. 
El sábado 26 de enero nos disponíamos a salir a comer en familia y queríamos probar un sitio nuevo que han abierto en Jerez, que se llama “Muerde la Pasta”. Aunque ya 
imaginábamos que nuestro hijo celíaco al ser buffet de pasta, pizza, etc., no iba a poder comer nada, el niño estaba muy ilusionado porque dentro tienen parque de bolas. Él está acostumbrado a ir a ciertos sitios con su comida preparada en casa porque ya que a sus hermanos se les priva de algunas cosas por él, él accede a otras muchas por ellos. Con la edad que tiene es muy responsable con su alimentación y comprende que los demás sí puedan y quieran comer de todo. Además ¡hay parque de bolas!, así que para él la comida pasa a un segundo plano. 
El caso es que tras esperar una larga cola llegamos a la caja, pues al ser buffet se paga al entrar. Explicamos la situación diciendo que él es celíaco, que los demás vamos a comer del buffet, y que si tienen algún plato adaptado a su dieta sin gluten. La chica de la caja no lo sabe y llama a la encargada, la cual tras comentarle el caso lo primero que nos dice es que tenemos que pagar el menú del niño también, ya que en ocasiones algunos padres dicen que los niños no van a comer y luego sí lo hacen. Ante esto, insistimos en que el niño es celiaco y que no va a comer nada de lo de dentro simplemente porque no puede, ya que si lo hace se pone malo. La encargada nos indica que hay carne y pescado, por lo que respondemos que si es a la plancha no hay ningún problema, pero nos dice que llevan salsa y no nos puede asegurar que no lleven gluten. Viendo la situación algo tensa, la cara de mi hijo viendo que no podemos entrar “por su culpa” y la cola que tenemos detrás, les decimos que pagaremos por todos aunque ya llevamos comida específica para el niño. La respuesta que nos da ante esto es que no se permite comida del exterior, lo que es una norma comprensible, pero creo que hay que hacer excepciones cuando se trata de necesidades especiales. La razón que nos da es el “¿qué pensarán los demás si os ven con comida de fuera cuando no está permitido?”. La cosa empieza a pasar de increíble a indignante, pero aún así les seguimos dando opciones, ya que el niño está delante de toda esta conversación y empieza a preguntarnos por qué no le dejan pasar. Les damos la opción de pagar todos los cubiertos y darle la comida a ella para que la ponga en un plato de los que se utilizan en el buffet, de ese modo nadie se fijará en lo que come el niño y nadie pondrá pegas (aunque digo yo que si alguien pregunta por la comida de mi hijo y se le explica la situación, lo tomará como lo más normal del mundo, cosa que no parecen entender en este restaurante). Finalmente, viéndose sin argumentos por las soluciones que le hemos ido dando a todos los problemas planteados nos dice que “la estamos poniendo en un compromiso” y que la única opción que tenemos es dar de comer al niño en la calle y entrar después, privando así a un niño el poder comer con su familia. 
Como verán, además de indignante, estamos ante un caso de discriminación por 
enfermedad. Les ofrecimos todas las alternativas posibles y se negaron basándose en las normas de la empresa. 
Bajas al bar de la esquina y en la cocina se desviven y se ponen a tu disposición para 
hacerle al niño lo que necesite, pero en una cadena de restaurantes a nivel nacional te echan a la calle porque tu hijo enfermo tiene que saltarse las “normas de la empresa”. 
Sólo esperamos que este caso llegue al mayor número de personas posible y que sirva 
de algo el mal rato que ha pasado mi hijo.

La verdad es que es sorprendente que ocurran estas cosas, y más en un sitio que se jacta de ofrecer comida sana (os enlazo su web : www.muerdelapasta.com). Si esto ocurrió por la incompetencia de la encargada, mal; si es política de la empresa, peor.
Un celiaco, una persona con alergias alimentarias, alguien con movilidad reducida,..., no ha de tener restricciones adicionales, más allá de las suyas propias, que con eso ya tienen bastante. Estos negocios más preocupados por la "pasta", demuestran la falta de sensibilidad y educación que nos rodea hoy en día.......Señores, "un poquito de por favor".......

Os incluyo unos enlaces que pueden ser de utilidad a personas celiacas :

Cambiemos estas malas experiencias entre todos........

viernes, 1 de febrero de 2013

Habitas con calçots (y setas, si se quiere)

Primero, un comentario sobre los calçots : como son de temporada (Invierno), se pueden comprar y congelar, para su uso todo el año. En este caso, eran frescos.


Se trata de una receta muy sencilla, y cuyos ingredientes podeis cambiar según los gustos.

INGREDIENTES (Para 5 personas) :
Cebolla o cebolleta
Calçots (2 - 3); se podría hacer con trigueros, por ejemplo, como alternativa
Sal de Persia, Pimienta de Jamaica y estragón
Aceite de oliva virgen extra
Aceite de oliva aromatizado al boletus
Habitas (en este caso, ya fritas, de Camporel) : un par de botes
Si decidiríamos opción con setas : Colmenillas y boletus


Entremos en materia. Pochamos cebolla picadita, y ahí añadimos calçots (picados en trozos grandes) al gusto. Añadimos sal, pimienta y estragón, siempre a gusto de cada cual. Chorro de aceite de boletus.
Añadimos las setas (si así lo hemos decidido), y terminamos de remover en la sartén.


Lo último, las habitas; pueden ser frescas (y entonces habría que haberlas añadido antes) o en conserva, ya fritas. Dar con una buena marca, es clave.

Terminamos de rehogar y a emplatar. Un buen vino, y el disfrute está garantizado.


Si usamos setas, pueden ser frescas (si estamos en temporada) o deshidratadas (en este caso, antes deberemos hidratarlas unos 10-15 minutos). Se pueden usar colmenillas, boletus, angulas de campo, trompetas de la muerte,....