La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



domingo, 27 de octubre de 2013

"Vuelta al cole" : VI Taller de Gin Tonics en la escuela SUEÑOS DE COCINA


Ultimos preparativos cuando se iban acercando las 7 de la tarde de un nuevo Viernes de Taller de Gin Tonics maridados en Sueños de Cocina. Se intenta que esté todo bien dispuesto y presentado, para que todos los asistentes disfruten relajadamente de la experiencia.



Un rato de cortesía, esperando a los más rezagados, y comenzamos, en esta ocasión con un par de colegas blogueros entre los "alumnos" : Mercedes Poza (El mundo de Sándalo) y Carmelo Prieto (La Cocina de Aficionado); al terminar el taller (y durante), pude comprobar como habían hecho correr por la red comentarios y fotos, que demostraban lo gustoso del taller, que como siempre digo, es diferente a otros, es un rato para pasarlo bien y poner en común opiniones, dudas, sensaciones.....y cenar con Gin Tonics.



Mientras Nacho Garbayo trabajaba en vivo en el remate del primer plato-maridaje, arrancamos con la explicación y elaboración del primer Gin Tonic : Enfriamiento de copa (yo prefiero siempre con hielo), tallito de hinojo congelado a infusionar con la ginebra BOTANIC, 4 piedras de hielo (suficientes si es buen hielo compacto), una semilla de cardamomo, perfumamos con Agua de Buda (concentrado de mano de Buda de la propia Botanic) y añadimos la tónica (FEVER TREE) con suavidad, para no romper la burbuja (proceso a seguir en todos los Gin Tonics). En el plato, TEXTURAS DE HINOJO (el toque de un falso risotto con una espuma, casó perfecto).



En segundo lugar iba a venir un PEZ LIMON (rematado en horno) SOBRE CREMA DE CHIRIVIA Y AIRE DE PIMIENTA, para un casamiento adecuado con ginebra BLOOM y la deliciosa tónica argentina 1724, aromatizado con un twist de pomelo y pimientas (rosa, de Jamaica y de Sechuan). Sin duda, uno de los combinados que más gustó.



Ya tocaba meternos con el tercer maridaje, en este caso concebido a partir del plato (el resto, nacen de la idea del Gin Tonic), cuya elaboración fue sensacional : TATAKI DE BONITO SOBRE CEBOLLA ROJA, CON SUS JUGOS INFUSIONADOS EN TE VERDE, WAKAME Y CITRICOS, Y ADORNOS DE SALICORNIA. El Gin Tonic no podía quedarse atrás, para que la fusión fuera perfecta, y así saltó a la palestra la desconocida para todos TIDES GIN (de Blanc Gastronomy, con toques de salicornia), cayendo sobre una única piedra de hielo de tónica con wakame e infusión de cítricos, y tallito de salicornia, rematando con FEVER MEDITERRANEA. La auténtica sensación de la noche (alguno se habría tomado varios de éste).



Alguien preguntó al inicio si la carne casaba con los Gin Tonics, y he aquí la prueba : PLUMA IBERICA (casi mantequilla en la boca) EN SALSA DE UVAS. Acompañaba en correcta armonía con una K-25 y tónica premium de SCHWEPPES, en toque de hoja de hierbabuena y uva congelada.



Y ya entrábamos en el último coletazo, que no por eso de menor disfrute : A escena la ginebra artesanal (y para mí la mejor que conozco, e intuyo que también para alguno de los asistentes) de Fernando Limón (La Sopa Boba), y que dio pie a charlar largo y tendido sobre este espectacular restaurante de Alpedrete (Madrid); repetimos 1724, y la aromatización fue con canela en rama (levemente infusionada con la ginebra) y twist de naranja. Verdadero placer combinar este Gin Tonic con una CREMA CUAJADA DE CANELA Y NARANJA SOBRE TIERRA DE GALLETA Y COULIS DE MOSCATEL.



Como casi en todos en los talleres, ya sólo quedaba el rato de remate de las elaboraciones y distendida charla sobre lo divino y lo humano. Decir que, tanto a Nacho como a mí, nos quedó la sensación del trabajo bien hecho, viendo como todo el mundo salía del taller con una sonrisa en la boca (incluida una de las asistentes, desplazada casi expresamente desde Málaga).


Para el siguiente taller, posiblemente habrá que esperar al 2014, ya dentro del GastroFestival de Madrid, como hicimos en este año.......pero iremos preparando nuevas ideas que espero que sorprendan.

jueves, 17 de octubre de 2013

Buenos vinos en un bonito entorno


Días atrás ya había realizado mi acreditación profesional para poder asisitir a la XIV Edición del Salón de los vinos españoles mejor puntuados por la Guía Peñín (según la Guía, los mejores vinos de España; al respecto, y como cualquier lista que se precie, creo que opinable, pudiendo faltar unos y sobrar otros).


El encuentro ha sido el pasado Jueves 10 de Octubre, y la elección de la ubicación me ha parecido realmente acertada : Museo del Ferrocarril, en el madrileño Pº de las Delicias. Un escenario que merece ser visitado, con un evento de este tipo o no, y poder disfrutar de esas máquinas de otras épocas, a las que en varios casos todavía se las da uso (por ejemplo, el tren de la fresa).



Mis ocupaciones sólo me permitieron poder pasar un rato (en total, casi dos horas), de tal forma que pude saludar a unos cuantos amigos, y acercarme a algunas mesas de las bodegas a conocer o recordar algunos caldos.


Entre las bodegas amigas, entre otras, pude saludar a Jonatan (de la canaria Suertes del Marqués), que asistían con su tinto La Solana (aunque también se podía probar su reciente y rico blanco, Trenzado), calificado con 93 puntos, donde también me encontré con José Blas (Meddis), su distribuidor en exclusiva para la Península. También pude estar un rato con Alvaro, enólogo de Leyenda del Páramo, y probar algunos de sus vinos leoneses (El Médico, entre otros, con 93 puntos; expresión total de los Prieto Picudo) y avistar a la gente de AvanteSelecta, con varios de sus vinos y bodegas (unos cuantos entre 93 y 97 puntos) o de los burgaleses (Ribera de Duero) de Bodegas Raíz.


Hablamos de vinos puntuados a partir de 93, con lo que se podían encontrar un buen número de excelentes caldos. Bodegas de primera, con más o menos nombre, otras nuevas,..., pequeñas, medianas y grandes...múltiples opciones. 161 bodegas, 400 vinos.

En el tiempo que estuve, en unos casos por curiosidad y otros por ser vinos que en algún momento había catado y quería ver su evolución, me acerqué a :

Bodega Marañones, donde al conocer ya el rico Picarana de San Martín de Valdeiglesias, me lancé a degustar su otro blanco : Piesdescalzos 2012 (un vino de parcela de uva Albillo con 93 puntos, muy en la línea del otro).


Antes de pasar a otros registros, parada en la vecina a la anterior, Bernabeleva. Recorrido por sus garnachas, todos 2011, vinos de parcela en suelos graníticos y con particularidades diferenciadoras : algo frío me dejó el Arroyo de Tórtolas (93 puntos), gran mejoría con Carril del Rey (95 puntos) y excelente remate final con Viña Bonita (94 puntos).

Un ojo a un lado, a otro, y me di de bruces con la bodega ecológica del Penedés, Parés Balta, de la que ya conocía el rico Indígena. Fabuloso su Syrah rosado, Radix; extraordinario el Mas Irene (93 puntos), un gran coupage de Merlot y Cabernet Franc. Bodega a seguir muy de cerca.


Salto a Utiel (Valencia), con Mustiguillo Viñedos y Bodega (D.O.P. El Terrerazo), del enólogo Toni Carrión, y su viticultura orgánica. Interesante el blanco Mestizaje 2012 (93 puntos), de la casi desaparecida uva Merseguera, autóctona de aquella zona; fascinante el Quincha Corral 2011 (96 puntos), un Bobal 100% de producción muy limitada y seleccionada.

No podía dejar pasar la oportunidad de probar los vinos (D.O. Toro) de la zamorana Numanthia. Termes (95 puntos), un buen vino; espectacular el Numanthia 2010 (96 puntos); magistral el Termanthia 2010 (96 puntos).


Casi cuando me iba, y al haber tomado en un par de ocasiones recientes el Pétalos del Bierzo (93 puntos), rematé la visita en la bodega Descendientes de J. Palacios. Probé 3 Mencías del 2011 : el rico Villa de Corullón (94 puntos) y los sensacionales Moncerbal y, sobre todo, Las Lamas, ambos con 95 puntos.


Una Edición más de este encuentro de los buenos vinos nacionales, esperando poder hacer más completa mi visita en futuros salones.


lunes, 14 de octubre de 2013

EX LIBRIS : Un encuentro a través de un concurso


Fechas antes de verano, el Hotel Lusso Infantas, a través de su restaurante, Ex Libris, puso en marcha un concurso para amigos de calderos y fogones. Consistía en presentar una receta de cara a la temporada Otoño-Invierno, y cuyo principal premio (y reclamo) era que la ganadora (elegida por la Dirección del hotel y el equipo de cocina) aparecería como plato relevante en la carta (de dicha temporada), percibiendo un euro por cada venta del mismo.


Más de 30 fueron los participantes, resultando ganador Manuel Buendía, cuyo plato, "Confit de pato en salsa de cítricos y miel, con risotto picante de setas", ya puede verse en la carta (y su elaboración en el video cedido por Imagen Social y el hotel/restaurante, del que os dejo el enlace).

                    
Por mi parte, presenté "Risotto de rabo de toro", consiguiendo un bienvenido tercer puesto, el cual me dio acceso a un premio de "consolación" : Menú degustación para dos personas.

Pues bien, hace escasos días llegaba el momento de disfrutar del mismo, así que allí nos personamos, siendo recibidos por la Dirección del hotel, que me felicitó por la receta (esto ya es un premio para mí). Se trata de un pequeño restaurante (calculo que para unos 40 comensales), coqueto y sencillo, donde destaca nada más llegar, llamándome mucho la atención, la enorme cantidad de originales de "ex libris" (de ahí el nombre, claro) que cuelgan de sus paredes.


Nos lanzamos al menú, tras un ligero aperitivo (gazpacho), en una primera parte que acompañamos con el riesling D.O. Penedés de Bodegas Torrés, "Waltraud".


De entrantes :

- Elegante "Crema tibia de remolacha con patata melosa y huevos escalfados de codorniz, con virutas de jamón".


- "Risotto cremoso de langostinos y setas".


- "Timbal de bacalao al aceite de oliva virgen", conjunto acertado, con el bacalao en su punto.


Para los segundos, nos lanzamos con un "Pétalos del Bierzo", mencía joven que se acomodaría bien :

- Sensacional "Lubina a la bilbaina con su puré fino de patata melosa a la trufa".


Corte con un rico sorbete de mandarina.......

- Rico y sorprendente "Tataki de presa ibérica en adobo, patata, arbequina y avellanas laminadas", con un toque asemejable al roast beef.


De postre : "Lingote de oro con mousse de chocolate y Amareto, y helado de naranja", un buen remate.


Menú copioso (y jugoso) que puedes tomar por 25 €, bebidas aparte (en total, café incluido, nunca más de 40 €). Mejor de comida que de cena, por la cantidad.

Un restaurante muy recomendable, y el hotel fabuloso para los de fuera de Madrid (muy céntrico, buen precio y primer nivel).

Restaurante Ex Libris (Hotel Lusso Infantas)
Zona Chueca
C/ Infantas, 29
28004 Madrid
915212828

sábado, 12 de octubre de 2013

Risotto de rabo toro : Tercer puesto en el concurso del Ex-Libris


Sirva esta entrada/receta a modo de introducción del siguiente post que publicaré, y con la que conquisté el tercer puesto (entre 32) de la I Edición del concurso de recetas del Restaurante Ex-Libris (Hotel Lusso Infantas).

Ingredientes (5 personas)

Rabo de toro : Además del rabo de toro (en torno a 1 kg.), 1 cebolleta grande, un cuarto de bulbo de hinojo, 1 puerro, tomates pera (3/4 kg.), 3 zanahorias, 1 pimiento rojo, 2 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra, 2 vasos de buen vino tinto, buen vinagre de vino, agua, jengibre en polvo, sal, pimienta, 2 hojas de laurel, romero, tomillo y harina.

Para  el caldo : Agua, hueso (codillo) de jamón ibérico, las verduras y los huesos del guiso.

Risotto : el caldo, la carne desmigada, 1/2 kg. arroz especial de risotto (arborio o carnaroli), medio vaso de vino blanco, un poco de chalota, cebolla o cebolleta (media), sal, pizca de azafrán y queso parmesano. Cebollino para adornar al final.

Receta

Haremos el guiso el día anterior.
Primero, salpimentaremos los trozos de rabo de toro. Enharinamos y doramos en la cazuela (donde elaboremos el plato) con un buen chorro de aceite. Cuando tengamos todos los trozos dorados, los retiramos, y entonces pochamos en ese mismo aceite el puerro, la cebolleta, los ajos (pelados y enteros) y el pimiento rojo, limpios y cortados en trozos grandes. Añadimos el laurel junto con el jengibre y el hinojo, y las zanahorias en trozos (por la mitad), junto con los tomates, pelados y troceados.
Sazonamos al gusto.

Toque de romero y tomillo. Incorporamos la carne, y cubrimos con el vino, chorrito de vinagre y agua.
Cuando rompa a hervir, desespumamos, tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego lento, más o menos tres/cuatro horas (dependerá del punto calor).


Pasado ese tiempo, probamos el punto de sal y que la carne esté tierna (se tiene que separar del hueso, casi sola).

Al día siguiente, retiramos los trozos de carne, y separamos el hueso de la carne (que reservamos, desmigada), apartando junto con las verduras y la salsa, los huesos.


Nos ponemos a preparar el caldo (para mí, una de las claves de un buen risotto), incorporando todos los ingredientes (un litro de agua, el codillo, los huesos del rabo de toro, las verduras y parte del caldo/salsa del guiso) en la cazuela donde luego haremos el arroz, y con fuego medio.

Una vez tengamos el caldo (1/2 hora puede ser suficiente), lo apartamos en unas jarras, y en esa cazuela comenzamos con un pochado de chalota y cebolla. Seguimos, pasando un poco el arroz, y ya arrancamos con la incorporación de vino blanco (como medio vaso), y poco a poco el caldo (primero cuasi cubriendo), con un poco de sal (se podría añadir también un picado de tomillo y romero). La clave está en ir controlando el punto, en base al control con el caldo y removiendo. Duración, en torno a 20 minutos.


Echamos el azafrán a mitad de cocción, vigilando siempre el punto de cremosidad. Cuando falten menos cinco minutos, añadimos la carne que tendremos preparada y desmigada.


Rematamos con el queso (sin miedo), que rallamos por encima, todavía en el fuego, para que quede cremoso al máximo; enseguida quitamos del fuego, y seguimos removiendo para que el queso ligue al máximo.

Adornamos al final, y en el plato, con un poco de cebollino; un poco de queso parmesano para que cada uno se ralle al gusto. Recordad que un risotto es para comer de la cazuela al plato de forma inmediata, que es cuando está mejor.



miércoles, 9 de octubre de 2013

Filetes de gallo con salsa de mandarina y melocotón a la menta chocolate


Vamos a preparar una receta muy fácil, usando la compota que quedó (de los restos colados) en la elaboración de una receta anterior : Sopa fría de mandarina y melocotón.


INGREDIENTES

Compota (arriba mencionada). Se puede usar una compota o mermelada comprada
Medio vaso de vino blanco
Hojas de menta chocolate fresca (si no se encuentra, podría ser cualquier menta)
Filetes de gallo (uno por persona)
Sal de pimientas y sal en huevas de atún
Zumo de limón
Aceite de oliva virgen extra

RECETA

Por un lado, preparamos la salsa, poniendo a hervir la compota con el vino blanco, a lo que añadimos unas hojas de menta chocolate (se podría picar, pero lo que buscamos es darle el aroma). Dejaremos que vaya reduciendo, pero ha de quedar una salsa "contudente" en espesor.


Según veamos que la salsa va estando, nos ponemos con los filetes de gallo. Los sazonamos con ambas sales, y en sartén con un poco de aceite, los marcamos (yo prefiero que no se pase el pescado), rematando con un chorrito de zumo de limón por encima, que ayudará en la cocción.

La presentación a gusto, pero yo propongo adornar con la propia salsa y con unas hojas de menta.


Plato sencillo, sabroso y sano.

StreetXo Madrid : A caballo entre lo gourmet y la cocina callejera


Hace tiempo que tenía el gusanillo por conocer la cocina de David Muñoz, entre otras cosas motivado por todo lo que me contaba otro grande de los fogones como Fernando Limón (La Sopa Boba). Pues bien, he comenzado por conocerlo a través de su creación "menor" : StreetXo Madrid.


Dentro de la zona del Gourmet Experience del Corte Inglés de Callao, cuando te vas acercando encuentras una barra en U con la zona de cocina/elaboración a la vista. Sensación de que si lo vieras en el centro de Nueva York o Londres, sería un local callejero (y el término no es despectivo), juvenil y con ritmo, de elaboración rápida. Y efectivamente la preparación de platos es veloz (no más de 7 minutos de espera por plato, excepto el pollo, que lleva un proceso más largo), lo cual da una sensación de ritmo trepidante, pareciendo que la locura del momento no pueda traer al comensal unas elaboraciones de nivel; pero nunca más lejos de la realidad, primero porque muchos de los emplatados ya demuestran arte en sí mismo (aunque sean a veces sobre "papel", como se puede ver en las fotos), y después porque el nivel culinario y la calidad de la materia prima es de primer orden.


He de decir que es un sitio que no deja indiferente ni gustará a todos, ni tampoco se ha de esperar un servicio clásico (incluso los cubiertos son de plástico); me recuerda al fabuloso concepto que conocí en El Quim de la Boquería, en Barcelona : "Comer en taburetes".


Si quieres postre, allí no hay, pero dado que estás en el Gourmet Experience, las soluciones son múltiples y variadas; algo parecido puede ocurrir con el vino, aunque en este sentido sí pueden ofrecerte, y bien elegidos, algún tinto y un par de blancos.

Me lancé a degustar una serie de platos, todos de mar, acompañados de un par de copas del rico, fresco y afrutado Viognier (100%) de Pagos de Vallegarcía :

Navajas al aceite de oliva y carbón, con ponzu de sisho (la "albahaca japonesa") y crema de coco; producto de primera, elaboración para ensalzarlo todavía más.


Caballa a la brasa, sobre salsa de yuzu y miso, acabado con cebolla encurtida, bonito (puede ser atún) ahumado y seco y huevas de trucha para dar el toque de sal (que no lleva el plato). Plato de gran nivel, con el que disfrutar al máximo.


Tataki de pez mantequilla a la brasa con barbacoa china, ensalada de anisados y yuzu, y notas de pomelo rosa. Sensacional, poco más se puede decir.


Con esto habría comido perfectamente, pero tuve una última tentación, que me sirvió para acompañar una última copa de vino, esta vez el rico Mencía (100%) de Alvaro Palacios : Pétalos del Bierzo.

Y así me lancé a degustar Tuétano y kokotxa (de bacalao) a la brasa, con Bilbaina y jugo de Kimchee : peculiar y sabrosa combinación.


Explosión de sabores, para un deleite total, en un ambiente distendido. Por cierto, todo salió por 49 €, si quereis saber el coste (parece elevado, pero la relación calidad-precio es muy buena).

Así que la siguiente parada ha de ser Diverxo.

STREETXO MADRID
GOURMET EXPERIENCE (EL CORTE INGLES)
PLAZA DEL CALLAO, 2 - 9ª PLANTA
28013 MADRID
915319884