La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



lunes, 26 de mayo de 2014

NORDESIA : Galicia huele a vermú


En el siglo XIX, en Italia, surge el vermú (o vermut o vermouth) moderno, a partir de aquello que Hipócrates (sí, el del juramento) comenzó a elaborar con fines medicinales (por ejemplo, a nivel estomacal) cuando introdujo flor de ajenjo en una ánfora con vino. Pues bien, casi dos siglos después, Atlantic Galician Spirits, le ha dado forma y gusto gallego, empleando uvas de aquellos lares.

Pensemos en cómo se elabora un vermú : Maceración (que no destilación) en vino de distintos botánicos, como el ajenjo (imprescindible, como el enebro en las ginebras), el clavo de Madagascar, la genciana, la flor de lirio, algún toque cítrico y unos cuantos más. Si ese vino es de origen gallego y añadimos toques botánicos y herbales de la zona, como el saúco, el laurel o la salicornia, el resultado es que tenemos un vermú como Nordesia. Y para rematar el juego y el gusto por la tierra, el diseño de las etiquetas ha corrido a cargo de la cambadesa Marta Lojo, junto a Kike López.


A la hora del aperitivo, siempre se piensa en una cerveza, un refresco, un vino,..., y habíamos dejado un poco de lado una tradición muy de tascas y bodegas (lo recuerdo de cuando era niño, con ese olorcito y la aceituna flotando). Pero de un tiempo a esta parte, y gracias a buenos vermús artesanos, se van recuperando las buenas costumbres, y en esto creo que Nordesia va a tener mucho que decir.


Acompañarlo con un buen mejillón (gallego, claro está), me resulta una maravilla, tanto en la versión más seca, como es el blanco, a partir de uva Albariño, como en el rojo (dulce y de menor grado alcohólico) de uva Mencía.


Pero no sólo es bebida de aperitivo, sino que puede encajar bien por la tarde, acompañando una cena fría (con un poco de queso e ibéricos o fuet, podría ser buena opción) e incluso de bebida nocturna.


A la hora de la preparación, bastaría añadirle hielo (importante tomar bien frío) para poder disfrutarlo, aunque os voy a relatar un par de alternativas, sencillas y que creo que mejoran el producto :

BLANCO : Hielo, rodaja de limón, Nordesia al gusto, golpe de sifón, carpaccio de uva congelada (mejor si es albariño) y pincho de aceitunas. De adorno, otra rodaja de limón.



ROJO : Versión chupito, con el vermú bien frío, colocamos en vasito con una pequeña rodaja de naranja, y coronamos con un pincho de mejillón, hoja de salvia y aceitunas. Por supuesto, en versión grande, con hielo, rodaja de naranja, angostura de naranja y golpe de sifón, perfecto.



Volvamos a las épocas de taberna (señores taberneros, ya están tardando en tenerlo en sus estanterías), y disfrutemos de este sensacional producto......o sencillamente, degustémoslo en casa. Por cierto, el precio de la botella ronda los 11 €, otro buen motivo para no dejar de probarlo.

No hay comentarios: