La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



domingo, 8 de marzo de 2015

Metro Bistro : al estilo Matías Smith



Cuando te enteras que el restaurante está en manos de un argentino, parece comprensible pensar en brasas, asados y empanadas. Pero si vas a uno de los Metro Bistro (Plaza Mayor y Templo de Debod) de Matías Smith, te das cuenta que estás ante un cocinero viajado y que su cocina es del mundo, de todos sus rincones.

Como no son iguales en carta y concepto ambos locales, en este post me centraré en uno de ellos, el de calle Imperial, junto a la Plaza Mayor.


Se trata de un amplio local, con una decoración elegante a la par que sencilla, y con un semisotano en fase de acondicionamiento para dar aún más juego. A la entrada te topas con la barra y un amplio espacio con mesa alta donde poder disfrutar de alguna tapa y esos deliciosos cócteles que elaboran; zona de mesas en ese primer espacio, que continúan en un segundo salón y remata en un reservado para unas 6 - 8 personas.




El servicio es realmente bueno, muy atento y siempre dispuesto a explicar al comensal lo que precise. A este respecto, si bien está a caballo entre ambos restaurantes, es clave el propio Matías que en todo momento encontrarás atendiendo las mesas y dirigiendo para que la estancia sea perfecta.

Sobre la cocina que uno se encuentra, podríamos mencionar varios adjetivos, como ecológica, sostenible o equilibrada, pero como decía antes, me gusta más hablar de cocina del mundo, universal. Y cuando uno conoce la variedad de nacionalidades de su equipo, se entiende mejor.


Panes y mantequillas, todo casero, es lo primero que puedes encontrar en la mesa, con especial mención a los panes de maíz, curry y ají picante, y de centeno, cacao y naranja. Pero hay que controlarse, ya que si no, puedes no dejar hueco a lo principal.

Su equilibrada y variada (que no extensa) carta permite realizar una comida perfecta, si bien creo recomendable, al menos en la primera visita, optar por el menú degustación, compuesto de 7 platos, al precio de 38 €, y que será el que relate a continuación tras ser disfrutado hace unos días. La carta completa, con precios, está disponible en la web : otro acierto.


Tras un delicioso mojito de apio nos metimos en materia con una rica crema de calabaza y coco, y crujiente de parmesano y muselina de torta del Casar. En épocas más calurosas, la alternativa a la crema sería un salmorejo.


Espectaculares las ortiguillas, bien aderezadas con ralladura de limón y una emulsión de lemmongrass, y acompañado de tartar de algas (de sorpresa unas algas fritas que recordaban a unos salmonetes). Se trata de unas ortiguillas del Cantábrico, muy delicadas, diferentes a las clásicas del sur.


Contundente y sabrosa la escalibada de verduras con anguila ahumada a baja temperatura, y un toque de romescu. Perfectamente podría ser un plato principal; las verduras en su punto, todas con distinta cocción y elaboración.


Sensacional el cuarto plato : Vieira patagónica sobre ras el hanout y risotto venere (auténtico arroz negro). Mezclas todo y se llega a una combinación especial de sabores. Punto perfecto en la vieira.


Por supuesto, un plato de carne no podía faltar, y así tocaba enfrentarse al Gigot de cordero (con guiso clásico), unas setas trompeta crujientes y patata trufada. Otro interesante plato.


Corte antes de la bomba final con una infusión de hibisco, fresones y mango : primero se bebe y luego se come.


Para los chocolateros, el remate les hará enloquecer : Homenaje al chocolate. Plato a compartir, con mousse suave de cacao, semi-frío con pimienta Sansho-Ko, ganache Peta Z y trufa "bombón".


Y para que todo fuera completo, la pasión de Matías por los vinos y su búsqueda de buenos productos con adecuada RCP, te lleva a magníficas opciones de maridaje. Gran número de D.O. representadas, además de vinos internacionales, siempre buscando vinos diferentes, hace de ésta una de las mejores cartas que he visto últimamente. Enhorabuena por el trabajo en este sentido, no siempre bien entendido entre los cocineros españoles.


En definitiva, un restaurante muy completo y altamente recomendable....ahora me falta visitar el otro local. Por último, agradecer a María Giménez y la Agencia Efecto Directo el haberme permitido conocer este restaurante y acercarme a la interesante cocina de Matías Smith.

Metro Bistro Plaza Mayor
C/ Imperial, 3
28012 Madrid
913663319
plazamayor@metro-bistro.com

Metro Bistro Templo de Debod
C/ Evaristo San Miguel, 21 esq, Ferraz
28008 Madrid
915429521
info@metro-bistro.com

www.metro-bistro.com


No hay comentarios: