La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



martes, 29 de noviembre de 2016

La Fábrica 21 : Cambiar para mejorar. "For Cosmopolitan Foodies"



Antes de verano todavía hablábamos de La Fábrica Museo de la Cerveza en la calle Génova, aquel local con concepto de brewery (cervecería) alemana que surgía allá por 1992, y que muchos recordamos de haber visitado para degustar sus raciones de salchichas y buen codillo.




Pues cuestión de poco más de un mes, y hacia finales de Septiembre nos topamos con un moderno y actual establecimiento en el madrileño barrio de Chamberí, al estilo de aquellas brasseries francesas de inicios del siglo XX, pero sin perder ese origen cervecero : nace La Fábrica 21




Decoración agradable y elegante en sus cerca de 800 metros cuadrados, que hace que te sientas cómodo; local para el aperitivo y el afterwork, de comida y de cena con buena sobremesa, para disfrutar en grupo o en pareja. Zona de acceso, con unas primeras mesas con vistas a la calle, zona de barra con una imponente mesa alta en el centro, salón principal elegante y otras salas, quizá más informales.




La carta, diseñada por su asesor Angel Mata, está muy bien concebida, y nos lleva a viajar por el mundo a través de sus viandas, con interesantes entrantes y frescas ensaladas, que se pueden rematar con sabrosos y contundentes platos principales.


Tempuras, buenas anchoas (Casa Santoña), clásicas croquetas, nachos o hummus, son un buen picoteo tanto en barra y mesa alta, como en mesa formal.


Ensaladas del mundo, como la griega, la oriental o las clásicas alemanas. Ricos entrantes como el ceviche oriental de salmón o el tartar de pez espada.



De lo que denominan street food, sensacional el bao taiwanés de panceta asada con pepino encurtido.


En los principales no se han olvidado de la degustación de salchichas alemanas y de un gran codillo confitado en su jugo, completando con un sabroso strogonof de ciervo, la costilla de buey (más bien vaca vieja) asada a baja temperatura y diversas opciones de pescado. Os aseguro que hambre no pasareis.



Se puede rematar bien con un coronel (sorbete con alegría), varias tartas o un creppe suzzette.


En lo que a bebida respecta, destaca su variada carta de cervezas, si bien se echa de menos un mayor número de vinos, aunque parece que es algo sobre lo que van a trabajar.

El precio muy comedido, ya que se puede comer a la carta por unos 25 euros, si no se excede uno con las bebidas. También hay un completo menú de mediodía entre semana por 14,90 € (10,90 € un plato, más que suficiente), así como distintos menús para grupos.

En definitiva, buena vuelta de tuerca al restaurante bandera de Grupo La Fábrica, una opción novedosa y de nivel, para un público muy variado y urbanita.


La Fábrica 21
Génova, 21
28004 Madrid
91.319.51.34
www.lafabricamuseodelacerveza.es

martes, 1 de noviembre de 2016

Ensalada con base de kale, ecológica y muy saludable



En principio, por concepto, todas las ensaladas han de ser saludables; pero cuando utilizamos productos que son especialmente beneficiosos para la salud, y además ecológicos en su mayoría, esto mejora. Pues vamos con una ensalada, muy sabrosa y nutritiva, que va en esa dirección.

INGREDIENTES

Kale (col rizada)
Queso artesano curado (Señor Q, de Parsan Agropec)
Una zanahoria morada (podrá ser sustituida por una clásica)
Chips de coco (o coco natural)
Para la vinagreta :
Brotes germinados de soja
Bambú
Vinagre balsámico blanco ecológico
Aceite de oliva virgen extra, variedad cornicabra
Olivada de aceituna negra

RECETA

La elaboración es realmente sencilla. Por un lado, vamos preparando la vinagreta, incorporando los ingredientes (brotes y bambú cortados a la mitad) poco a poco, y rectificando a gusto. Vereis que no añado sal, dado que la olivada ya nos dará ese punto salino.


Respecto de la col rizada (kale), recomiendo hacerla ligeramente al vapor (tendrá un sabor más agradable), para después mantenerla en agua fría con hielo hasta el montaje del plato, con vistas a que no pierda clorofila ni frescor en boca.

Recomiendo cocer la chirivía, dado que en crudo es picante, y puede matar los sabores. El punto bueno en la cocción lo encontrareis cuando podais pincharla sin problema, y se pele con facilidad.


Con todo ya listo, vamos con el emplatado : en una fuente amplia, colocamos abajo una cama de kale; en las esquinas unas rodajas de zanahoria, que darán color y adorno, y por encima del kale la chirivía, por ejemplo en tiras. El resto de la zanahoria, loncheada a lo largo, sobre la chirivía, y rematamos con el queso en taquitos y unos chips de coco, que nos den un ligero toque de dulzor, que contrarreste la chirivía, que siempre tendrá un cierto toque picante, con matices anisados.




Ya en la mesa, podemos rematar el plato con la vinagreta, regando con alegría. No acompañaría mal un pan de cristal.