La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



lunes, 28 de agosto de 2017

Taquitos de pollo con champiñones, y puré de calabaza y patatas



En este caso nos embarcamos en una receta llena de toques aromáticos y ciertas reminiscencias orientales. Por supuesto, saludable y completo, a la par que de sencilla elaboración.

INGREDIENTES (4 personas)

2 pechugas de pollo (podríamos optar por otras piezas del pollo). Mejor si es pollo de corral.
Una lata de champiñones enteros (o unos cuantos champiñones frescos).
Un cuarto de cebolleta roja.
Mezcla de sales : azul de Persia y rosa del Himalaya.
Pimienta de Jamaica.
AOVE.
Unas ramitas de romero.
Miel.
Medio vaso de vermú blanco.
2 patatas.
Un paquete de calabaza cocida (nos hará la vida más fácil, y nos ahorra un paso). Suelen ser de unos 200 gr.
Un vaso colmado de leche.
100 gr. de mantequilla (mejor sin sal).
Cúrcuma.
Nuez moscada.

RECETA

En primera instancia tendremos que cocer las patatas, que nos queden muy jugosas y blanditas. Ya cocidas, las cortaremos en pequeños trozos, al igual que la calabaza, si no viene ya en estos términos.


Habremos cortado cada pechuga en unos 8 trozos. En una sartén con un poco de AOVE, y tras salpimentarlos, los sellaremos y reservamos; es cosa de no más de un minuto. En la misma sartén, y sin necesidad de añadir más aceite (si es posible), incorporamos la cebolleta bien picada, y enseguida los champiñones en trozos no grandes.


Al mismo tiempo arrancamos con el puré, con mantequilla en una cazuela sobre la que vertemos las patatas y calabaza para que se doren ligeramente, a la vez que un toque de sal y pimienta al gusto. La leche junto con media cucharadita de cúrcuma  y un poco de nuez moscada; fuego medio-bajo y vamos removiendo y machacando las patatas y calabaza.




Sobre los champiñones, con un leve toque dorado, un par de cucharadas de miel, para seguidamente añadir el vermú y colocar las ramitas de romero; fuego medio hasta evaporar el alcóhol y que se reduzca la salsa, momento en el que incorporamos el pollo, que en un minuto o poco más, estará dispuesto.





En función de gustos, el puré lo podemos batir un poco, o terminar machando a tenedor, quedando ligero, aunque encontremos algún trocito entero. Corregimos de sal.




Presentamos con una base de puré, los trozos de pollo, champiñones y un poco de salsa. Adornamos con una pequeña ramita de romero.



Es muy importante que se mezcle bien el puré con la salsa, y así conjugar todos los aromas, y que el pollo se empape bien para que quede lo más jugoso posible.


Sólo queda disfrutar, y mejor con un vino tinto que no tenga excesivo cuerpo, pero sí mucha fruta y aroma.

No hay comentarios: