La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



lunes, 22 de septiembre de 2014

Astrolabius : La prolongación rebelde de Hevia


Hevia, al que muchos han denominado "ese pequeño gran restaurante madrileño", llegaba antes de verano a su 50 aniversario, ya con la tercera generación familiar interviniendo. Semejante ocasión, además de la celebración en si, daba pie para algo más, así que decidieron "parir" Astrolabius.


Contigüo a su progenitor, y conceptualmente continuando con su idea gastronómica basada en la calidad del producto y una elaboración sencilla y acertada, tenemos este nuevo local en la milla de oro madrileña, con aire desenfadado (hasta monopatines por las paredes) y un enfoque nocturno y coctelero.





Con una carta de buena relación calidad - precio, la variedad va desde tostas, si no abundantes, sí de interesante nivel gastronómico, ensaladas o arroces, hasta tortillas en perfecto punto (con una patata sensacional y huevos de corral), pasando por deliciosas croquetas y diversas raciones y platos principales. Postres caseros, destacando, entre otros, la tarta de queso de Miraflores de la Sierra o el tocino de cielo con rayadura de lima.



Carta de vinos compensada y con diversidad en sus D.O., quizá algo corto en las opciones por copa, aunque de seleccionada calidad, y siempre bien acompañadas de tapas llenas de imaginación y buen gusto.



Decoración moderna y estilosa, entre sajón y distendida, son también puntos a destacar, junto con un profesional servicio, no exento de cercanía y buen hacer, y que creo que es una de las claves de que la gente vuelva.


Importante selección de destilados, con buenas alternativas de elaboración, aunque si en este punto destacan es por la buena lista de absentas que trabajan, y que prometen ir ampliando.



En definitiva, un local que dará mucho que hablar de aquí en adelante, por su calidad y servicio, y convirtiéndose en referencia y sitio de moda. 

Astrolabius
Serrano, 118
28006 Madrid
915 62 06 11

domingo, 21 de septiembre de 2014

Pappardelle de tomate con gambones y pesto de tomates de huerto y nueces de Macadamia


La gran cantidad de pestos que se pueden elaborar hace que podamos obtener buen numero de platos, siempre sabrosos, muchos de ellos de pasta. En esta receta vamos con uno de esos platos. Además, por las cantidades a emplear, y lo completo de la receta, podemos hablar de un plato para comer solo.

INGREDIENTES (4 personas)

Unos 100 gr. de pasta fresca por persona. Pappardelle al tomate
Sal azul de Persia
Pimienta de Jamaica
Aceite de oliva virgen extra
Gambones (unos 5 - 6 por persona)
Tomates de huerta (en mi caso, unos raf de mi pequeño huerto)
Nueces de Macadamia crudas (cantidad al gusto, según se quiera el pesto)
8 - 10 hojas de salvia
Albahaca fresca
Queso parmigiano reggiano (en torno a 120 gr.)
Chorrito de vinagre cabernet sauvignon

RECETA

Nos ponemos con el pesto. En una batidora colocamos las hojas de salvia, las nueces (machacadas en mortero), el queso, pizca de sal y pimienta, albahaca (abundante), chorrito de vinagre y aceite, que iremos añadiendo poco a poco, buscando una textura adecuada, medianamente densa. Al final, añadimos un tomate en trozos pequeños, y volvemos a batir. Reservaremos.


La pasta a cocer (en agua salpimentada y con chorrito de aceite), siguiendo las instrucciones del fabricante, y más si trabajamos con pasta fresca, que no hemos de pasar.


Al tiempo, marcamos levemente en una sartén los gambones (con un poco de aceite y sal), que previamente habremos pelados. Es importante que queden en el punto correcto, para que den un toque de jugosidad al plato.


Presentamos la pasta con los gambones, unos trocitos de tomate fresco y el pesto por encima (a mí me gusta ser generoso). De remate, una hojita de albahaca, un chorrito de aceite y unas lascas de queso.




Sin duda, un plato para quedar bien.


domingo, 7 de septiembre de 2014

De paso por Hollywood y sus Gin Tonics


En España somos muy de bares, de salir y encontrarnos con los amigos. Estos bares se conforman por las gentes que los visite, por su decoración y estilo, por su música (cuando la tiene), por quien los atiende y gestiona.

Normalmente tenemos algunos bares de referencia, aquellos donde nos sentimos reconfortados y nos encontramos muy a gusto, sea por el motivo que sea. Pues bien, hace unos días creo haber encontrado uno de esos bares en San Sebastián (Donosti para los amigos), cerca del clásico e imponente Hotel Londres en un trocito de calle peatonal, y lo que me apena es que sólo lo podré visitar puntualmente, cuando me deje caer por la bonita ciudad guipuzcoana.


Nada más entrar, me sentí observado desde la barra por una mirada de esas que te traspasan; me giré, y allí estaba uno de los más duros : Clint Eastwood. Fotos aquí y allá de varias figuras cinematográficas; claro, empezaba a encajar el nombre del local : Hollywood.


Decoración con mucha madera y ciertas reminiscencias a pub inglés, que de alguna manera te da la sensación de sitio cercano y casero, a la vez que animoso y divertido. Terraza fuera y un par de espacios diferenciados, divisando en uno de ellos un clásico futbolín, de aquellos en los que pasé buenas tardes de juventud. Un local de esos donde se juntan las cuadrillas (como se suele decir por aquellos lares), para charlar y divertirse entre copa y copa, cerveza y cerveza. No es de extrañar los más de 35 años de vida del local.


Música de la de verdad, de esa que los que ya vamos peinando canas nos recuerda que tiempos pasados fueron mejores...al menos en lo musical, y que sin embargo la generación justo siguiente acabará entendiendo y sintiendo como nosotros, ya que es música que nunca pasa de moda.


Al frente del negocio encontramos a Adolfo, un tipo de espíritu joven y que se le ve que disfruta viendo como muchos de sus clientes se encuentran allí como en una segunda casa.


Pues si a todo esto le unes vodkas y rones de nivel, whiskys bien seleccionados, más  180 ginebras y un buen número de tonicas premium para que Adolfo pueda prepararte buenos digestivos, la probabilidad de entrar y que las horas pasen sin darnos cuenta, es más que elevada.


Aunque para la elaboración de los Gin Tonics tienen varios botánicos para su empleo, me contaba Adolfo que acaba preparando la mayoría con un twist de limón (nunca pulpa), ya que es como se lo demanda su público, tanto el más veterano como los de las nuevas hornadas. Por lo demás, preparación que podría firmar : Copa (tiene distintas, e incluso vasos, según la marca) que se enfría con buen hielo, unos 5 cl. de ginebra siempre servida con jigger (medidor), twist de limón, tónica fría que añade ayudándose de cuchara coctelera (en mi caso, últimamente he optado por usarla cada vez menos para evitar que la burbuja de la tónica rompa antes de tiempo) y nunca remover. Los precios, muy correctos, siempre en función de la ginebra elegida.



Volveremos a vernos.

Hollywood Disco-Pub
Blas de Lezo, 3
20007 San Sebastián (Guipúzcoa)

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Día de croquetas


Si son de varios tipos, las croquetas son más divertidas de comer, al disfrutar de matices y sabores diversos. En este caso vamos a por un 3 en 1 : Clásicas de pollo (para los niños.....y para todos), de gambas (más para mayores) y de verduras (para los más atrevidos). Eso sí, recordad que es bueno hacer la masa el día anterior.


INGREDIENTES (para 6 personas)

Bechamel : 250 gr. de mantequilla sin sal, 250 gr. de harina de espelta, litro y 1/4 de leche semidesnatada, sal del Himalaya, nuez moscada, pimienta de Jamaica.

Gambas peladas (12 - 14)
2 solomillos de pollo
Media cebolleta
Un trozo de puerro
Un trozo de pimiento rojo y otro de pimiento verde
Eneldo picado
Sal del Himalaya
Pimienta de Jamaica
Aceite de oliva virgen extra
2 huevos
Pan rallado (es importante que sea de buena calidad, e incluso casero)
Unas nueces
Perejil y ajo picados

RECETA

Lo primero es dejar preparada la bechamel. Para ello, ponemos a calentar a fuego bajo la leche, mientras que en otra cazuela colocamos la mantequilla para que empiece a derretir, y le ponemos sal y pimienta (recordad que la mantequilla es sin sal, así que el punto se lo dará cada uno al gusto).


Vamos a un momento clave, y es la incorporación de la harina (no todo de golpe); hemos de ir removiendo sin parar, pero con delicadeza, para evitar grumos, buscando una masa compacta, pero suelta. Toquecito final de nuez moscada, antes de ir añadiendo la leche (también por partes), y seguir removiendo. Buscamos una bechamel de cierta densidad.



Nos ponemos con las masas, comenzando por la de pollo. En sartén pochamos un poquito de cebolleta picada muy fina, a la que incorporamos trocitos pequeños de pollo, con un toquecito de sal; cuando estén levemente hechos, añadimos bechamel, en proporción adecuada al pollo, y terminamos de rematar unos segundos en la sartén. Colocamos en un recipiente, y dejamos enfriar antes de meter en la nevera, hasta el día siguiente.




Para la de gambas, arrancamos con el mismo pochado de cebolleta (menos cantidad, al ser menos gambas); leve toque de sal, y añadimos las gambas en trocitos y una pizca de eneldo. Enseguida incorporamos bechamel, controlando la medida como antes. Recipiente, se deja enfriar y a la nevera 24 horas.




Por último, vamos con la masa de verduras : Pochamos un poco de cebolleta, puerro y los pimientos, todo bien picado; un poco de sal y golpe de pimienta. Ligamos con la bechamel en la sartén, y a guardar siguiendo el mismo proceso que las anteriores.



Ya al día siguiente, toca rematar la receta. Los rebozados también serán diferentes, comenzando por el más sencillo y clásico con las de pollo. Tamaño al gusto, y pasamos por huevo y pan rallado.


Las de gambas las haremos algo más pequeñas de tamaño a ser posible. También las pasaremos por huevo, pero luego por una mezcla de pan rallado con un poco de picado de ajo y perejil.


Para terminar las de verduras. No las pasaremos por huevo, lo que nos generará cierta complicación al freir, ya que se podrán romper un poco, pero no ha de importarnos (más allá de la imagen), ya que estarán igual de buenas. Rebozaremos en una mezcla (a partes iguales) de pan rallado y picada fina de las nueces.


Si vamos a freir de inmediato (en abundante aceite), nos ponemos a ello; si no, podemos volver a meter las croquetas en la nevera, e incluso si no nos vamos a comer todas, podemos congelar algunas.


Busquemos una textura crujiente......con una jugosidad adecuada por dentro.