La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



lunes, 25 de junio de 2018

TRES POR CUATRO : El tamaño no siempre es lo más importante



Espero que a nadie le suene a otra cosa que no sea lo culinario. Y es que a lo que me quiero referir es al tamaño de la cocina de éste que creo que se va a convertir en uno de los principales atractivos gastronómicos madrileños en lo que a restauración se refiere.

Sus menos de 3 m2 de cocina en el Mercado de Torrijos, son más que suficientes para desarrollar una cocina de producto, equilibrada en matices y con elaboraciones, que no atrevidas, pero sí muy acertadas. Como digo, se encuentra dentro de un mercado en el elegante Barrio de Salamanca, que intentan poner de moda sus propietarios, pero que creo que ha de ser capaz de congregar algún otro establecimiento de alta calidad, como el que hoy nos lleva a escribir este post. No hay que pensar en un local con encanto, pero lo relevante es lo que te llega en el plato.

Muy buena siempre la atención, con perfecta disposición de Jenny en sala, y buen ánimo para los consejos. El ritmo de la cocina es perfecto, a los mandos de Alex Marugán, un joven cocinero con muchas ganas de agradar.



El espacio del local marca la dimensión de su carta de vinos, reducida, pero realmente acertada, basada en bodegueros no demasiado conocidos, de buen producto, a la par de razonable precio (muy en línea de su cocina). En cualquier caso, te permite un interesante recorrido por distintas zonas vinícolas españolas (e incluso internacionales). Y todo por copas, ideal para comensales solitarios.




Siempre se arranca con un buen aperitivo; los panes, de masa madre, artesanales.



Los platos, de presentación nada estrafalaria, pero sin dejar de ser vistosa, son muy de temporada, donde el buen trato al producto manda. La carta va cambiando, aunque hay algún plato que se suele mantener con el paso de las estaciones; su nombre, Tres por Cuatro, nos da pistas. Me fascina el Rossejat con raya, sobrasada y all-i-oli, siempre en punto perfecto; lo sencillo del menos es más. Un plato absolutamente redondo.


He probado casi todos los platos actuales de la carta (quizá cuando vuelva sean otros), y todos realmente sabrosos. Desde los Puerros confitados (almendra y jugo de uva y manzanilla) o la Menestra verde de Primavera con yema de corral, pasando por los Tacos Caseros de pintada y huitlacoche, hasta la Ventresca de pez espada asada, zanahoria y pepino o la Pechuga de pata azulona con lentejas escabechadas. Sin duda un gran nivel en los fogones; platos de alta cocina, con producto de primera, y llenos de alma.





Y maravillosos los postres, sólo dos en carta, pero a cual mejor. Increible Tarta de quesos (de primavera, o la temporada que toque), de las de verdad, quizá la mejor que he tomado (o al menos entre las 3 primeras). Deliciosa Tarta tatín de manzana, perfecto final de fiesta.



Pues todo esto hablamos que se mueve en el entorno de 30 € por comensal, un precio que marca una RCP de primer orden, lo cual lleva a que sea uno de esos locales que un buen foodie no puede perderse. Más que recomendable.

Domingo, Lunes y cenas de los Martes cierran.

Tres por Cuatro
Mercado Torrijos
Hermosilla, 82
28001 Madrid
687268432





No hay comentarios: