La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



miércoles, 7 de diciembre de 2011

SYRAH

Primero, os confirmo que no es mi apellido (¡es broma!, seguro que ya lo sabiais), aunque sí me sirve de nick en la red.

Ya más en serio, en segundo lugar, quiero relataros brevemente de dónde viene mi afición por el vino, y así entender mi apodo. Desde que me mudé de Madrid a Moralzarzal he experimentado muchas buenas cosas, y una es la de mi paso de alguien al que le gustaba el vino (y quizá disfrutaba a veces), pero sin dar relevancia dentro de una comida, a convertirme en un apasionado de la destilación de la uva, siempre de un punto de vista de consumidor y no profesional (al menos, de momento). Y esto se debió en parte a conocer a José Blas y su establecimiento delicatessen (en otro momento os contaré como sucedió), lo cual de alguna manera me llevó a profundizar en el mundo de la syrah, puesto que está especializado en vinos de países, como Australia o Sudáfrica, con elevada tradición y gusto por dicha uva.


Pero bueno, entremos en materia, eso sí, siempre desde un punto de vista amateur. La Syrah (o shiraz, como se denomina en Australia y, a veces, Sudáfrica) es una uva que apenas había probado hasta hace unos años, y para mí ha sido una más que agradable descubrimiento. Esta uva de origen francés, como muchas otras, y más en concreto de la zona del Ródano, es probablemente una de las que más reconocimiento y arraigo ha alcanzado fuera de aquellas tierras, sobre todo en el denominado Nuevo Mundo (pensemos en el Hemisferio Sur). De fácil cultivo en zonas soleadas, sin embargo su rendimiento es bajo, pero a la vez de una siempre, como mínimo, aceptable calidad (siempre digo, que "es difícil encontrar un mal syrah"); y además, en coupage (combinación con otras uvas), siempre ayuda y acompaña con buen nivel.

Esta uva, la cual considero mi preferida, es potente (eso no quiere decir que tenga mayor graduación), sacando siempre un color vivo y profundo en tonos violáceos, y aromas que van desde la mora al tabaco, pasando por el regaliz o el grafito. Hay a quien le cuesta tomarla si no lleva comida consistente de compañía, pero la verdad es que a mí me resulta deliciosa y de fácil tomar.

He probado vinos con esta uva en distintos niveles de precio, y al final mi conclusión es que ninguno lo he desechado, dentro de la mayor o menor calidad de uno y otros. En definitiva, creo que un vino no es bueno o malo, sino que gusta o no, y en este sentido cada cual ha de hacer sus elecciones y preferencias, pero, si se me permite un humilde consejo, que se haga después de probar cosas diferentes.




Si bien en España, de un tiempo a esta parte, cada vez se trabaja más esta uva (muy especialmente en Extremadura, Aragón o La Mancha), con alumnos aventajados como el Marqués de Griñón o Enrique Mendoza, a día de hoy tengo en un buen puesto del escalafón los números pares de Bodegas Habla, aunque seguro que me quedan otros muchos por catar y apreciar.

Pero la verdad es que probado muchos syrah de otras zonas, principalmente de Sudáfrica o Australia, aunque el que me tiene cautivado en la actualidad es el Pangea de Viña Ventisquero en Chile.


Seguiré probando de aquí y allá (Francia, España, EEUU, Chile, Australia, Sudáfrica,....), aunque de lo que estoy convencido es que es difícil que diga que no me gusta. 









3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una gran uva.........y sin duda, nunca falla.......

Huellas dijo...

Yo te pase un syrah que no te gusto... ;-). La verdad es que es una uva que me tiene cautivado a mi tambien, y ami me la descuibrio Fernando. Gracias tio!!!

FERNANDO SYRAH dijo...

Rober, gracias a ti por los comentarios........y efectivamente, totalmente cierto lo que dices, pero es que a esa especie de zumo embotellado no lo consideraba ni vino, bueno sí, el de cocinar (ya sabes).........