La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



lunes, 2 de diciembre de 2013

Cena maridada (con Gin Tonics) en Licinia


Cuando se habla de maridaje gastronómico, siempre viene a la cabeza comida y vino. Pues bien, si nos ajustamos a la definición ("Unión, analogía o armonía con que varias cosas se enlazan o se corresponden entre sí"), queda claro que podríamos trasladarlo a cualquier combinación en la que el enlace resulta adecuado y armonioso, sin que nada prevalezca sobre lo que le acompaña.

A este respecto, y en la línea de mis talleres de Gin Tonics con sus maridajes (casi siempre concebidos desde el Gin Tonic hacia el plato que lo acompaña), llevaba tiempo dando vueltas a algo que entendía como una experiencia interesante. Ya lo había hablado con José Ramón (Mesón Licinia) hace tiempo, cuando lo conocí, pero cuando nuestros caminos se han vuelto a cruzar, y él mismo ha pensado que podía ser algo novedoso y diferente para su restaurante, es cuando lo hemos terminado de poner en práctica.

Y allí nos encontrábamos unos viernes atrás, con 18 comensales ávidos de comprobar si el resultado podía ser como lo que les habían contado.


Había que hacer que el casamiento fuera lo más perfecto posible, lo cual nos llevó unos días de pensamiento e incluso cata de prueba. El plato debía enamorar al Gin Tonic, y viceversa, y todo ello en su conjunto ser una pareja que hiciese disfrutar a los asistentes.

Con todo el equipo de Licinia manos a la obra, arráncabamos, tras explicación del primer combinado y del plato que se presentaba, con unos Boquerones marinados en lima y gominola de aceite de oliva y crema de tomate seco, de gran encaje con uno de mis clásicos : Gin Mare con 1724, aderezado con pincho de oliva, albahaca, tomillo y romero. Gran comienzo.



Tras el entrante, lo que sería un primer plato para la Nordes con Abbondio, y hielo de tónica al wakame e infusión cítrica, consistente en unos deliciosos Espaguetis de algas con gambas y mejillones. Excelente noviazgo.




Una Steed con Indi, al toque de haba tonka y lemmongrass, no desentonaba con el Cochinillo confitado, desmigado y rebozado en Corn Flakes, con puré de calabaza y lemmongrass al aroma de haba tonka. Muchos repitieron, no digo más.



De postre, un falso Gin Tonic, que daba paso a una tarta de diseño (espectacular trabajo en merengue) elaborada por Ana, la mujer de José Ramón.



Creo que salió todo como nos habría gustado, con los comensales disfrutando y preguntando para cuándo sería la siguiente cena en esta línea. Les tomaremos la palabra.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un gran trabajo en equipo. Enhorabuena!!
NATALIA

FERNANDO SYRAH dijo...

Muchas gracias Natalia